jueves, 30 de junio de 2011

Una difícil situación (para la Papilio machaon)


¿Quién no conoce a la bella mariposa macaón? ¿Quién no la ha visto sobrevolar los amplios campos primaverales o incluso perdida en un parque? Hoy en día es normal que ninguno responda estas preguntas, ya que la mariposa Papilio machaon se encuentra en grave peligro de extinción. Algo malo ocurre en nuestros campos, pero ¿de quién es la culpa? Aquí hay culpables, compañeros, pero no perdamos el tiempo en buscarlos, hay mucho que hacer. Cada día, decenas de especies desaparecen de nuestros campos y el humano no se da cuenta de ello, tal vez por ignorancia y desconocimiento o quizás mira hacia otro lado.

    Mi zona es una tierra seca en verano pero fértil, da flores olorosas en primavera y no falta la biodiversidad (huelga decir que cada vez hay menos). En las cunetas de las carreteras crecen plantas herbáceas que nadie planta, altos y pinchudos cardos e hinojo. El hinojo (Foeniculum vulgare) es una planta herbácea y sumamente aromática que alcanza los dos metros de altura, y sus hojas son finas y acaban en segmentos delgados como agujas verdes. Allí, escondidas entre los hinojos, viven las orugas de Papilio machaon. Aunque también se alimentan de otras plantas, como el eneldo, el perejil o la ruda, aquí es muy común verlas desarrollarse sobre los hinojos.
    No sólo el hombre, con sus modernos métodos agrarios y su obsesión por eliminar todo bicho viviente que "dañe" los cultivos, es un peligro para la mariposa macaón. Existen especies de dípteros pertenecientes al género Larvaevoridae (Tachinidae) que suponen una gran amenaza para estos lepidópteros. A simple vista, asemejan moscas normales, pero guardan el secreto de su desagradable desarrollo larvario en su interior. La hembra deposita sus huevos sobre o en una oruga (o en la planta de que se alimentan las orugas) y, con el tiempo, las larvas eclosionan y comienzan a devorarla desde dentro, sin dañar órganos vitales. Cuanto están completamente desarrolladas, las larvas parásitas atraviesan la piel de la oruga y caen al suelo, donde crisalidan. La oruga parasitada permanece enganchada todavía a la rama, con el lomo abierto, la hemolinfa saliendo casi a chorro y, finalmente, muere. Generalmente, tan sólo un 5% de las orugas parasitadas consiguen llegar a crisálidas, lo que es un poco descorazonador. Y teniendo en cuenta que, en la primera etapa del estudio que estoy llevando a cabo, sólo una oruga de siete consiguió llegar a adulta, nos encontramos ante una situación difícil. Lo que es más: en una observación que hice en la zona donde hay hinojos, entre Chinchilla de Montearagón y La Felipa, casi todas las orugas que encontré estaban como he descrito antes, agarradas fuertemente a las hojas de hinojo, con medio cuerpo colgando y empapadas en su propia sangre verde y espumosa. Siento ser tan gráfico, pero es para que comprendáis la importancia de este problema. Y os puedo jurar que había decenas de orugas. Aparte del problema de los taquínidos, están las avispas icneumónidas que pueden encontrar las crisálidas que hayan conseguido llegar a ese punto sin ser molestadas y que se desarrollan a base de los líquidos precelulares de la propia crisálida; los reptiles, anfibios, aves, etc. que podrían conseguir devorar las orugas y a los adultos.

    Llegados a este punto, se me ocurrió una idea (ni siquiera pensé en la posible ilegalidad del asunto): tal vez, si se mantuviese a las orugas en un lugar a salvo, y consiguiesen desarrollarse hasta llegar a adultas, tendrían más probabilidades de sobrevivir. Intenté buscar más orugas -a ser posible, sanas- y me puse a cuidarlas en un recipiente a prueba de moscas larvevóridas, así conseguiría obtener más ejemplares y lo que haré, finalmente, será liberarlos en su medio, así que guardé algunas y las alimenté con el hinojo de su hábitat. Lo malo era que las orugas que había cogido, grandes y rollizas, estaban todas parasitadas (sólo una de siete, como he dicho antes, llegó a volar). Me di cuenta de que el problema era el tamaño de las orugas, así que pensé que cuanto más pequeñas fuesen, más sanas estarían. En la segunda etapa del intento de recuperación de la macaón en la estepa albaceteña, de siete orugas en L1 y L2, sólo una murió a causa de las moscas larvevóridas. En las etapas tres y cuatro, que estoy desarrollando esta semana, cuento con dos grupos de orugas (siete grandes en uno y nueve de diversos tamaños) y dos crisálidas. Seguramente estos ejemplares que intento proteger no significan mucho en la población de Papilio machaon de la zona, pero si no se hace algo, ¿qué pasará entonces? Es obvio que no podemos cargarnos a las moscas larvevóridas, a las avispas inceumónidas y a todos los parásitos de las mariposas, además, ¿qué culpa tienen estos parásitos de crecer de esa manera, a base de orugas de amenazadas mariposas?
    Recuerdo ahora mismo unos "avistamientos" de macaón que hice cuando era pequeño, en la zona que ahora es un enorme y feo aparcamiento debajo de Chinchilla. Ese lugar era una gran explanada verde (y un poco gorrina, dicho sea de paso) en la que había macaones, un pequeño riachuelo (el "río de la peste") y zonas arboladas y abandonados campos de cultivo. El futuro de las criaturas de nuestros campos está en nuestras manos, porque esa es nuestra misión en la Tierra: reparar lo que una vez destruimos.
    No sé si las autoridades competentes en el tema deberían hacer algo, tal vez montar una especie de granja... eh... de mariposas o insectos amenazados sería lo mejor, ya que si se promulga una ley que "proteja" estos animales sería como echar un vaso de agua dulce en el mar: ¿quién protege a las frágiles orugas de las moscas, las avispas icneumónidas, los depredadores? Y lo más importante (y lo que genera todo este problema), ¿quién dicta las leyes que rigen en los campos de cultivo?
    Quiero dejar claro que la Naturaleza, de la que formamos parte, nos necesita. Éste es un problema que nos concierne a todos. Para la gente a la que la estabilidad de nuestros ecosistemas le importa menos que la g de "gnomo", todo esto puede parecerles una tontería, algo prescindible, pero no saben que la Tierra, los sistemas, de los cuales dependemos, están interconectados, y cuando falla un eslabón, algo malo pasa.
Joven larva de Papilio machaon, descansando en una mata de hinojo.
Con un conocido, a punto de crisalidar. Estaría despidiéndose en esta vida.

18 comentarios:

  1. Un tema muy interesante que desconocía totalmente. Las poblaciones de parásitos y hospedadores se suelen autorregular, pero cuando intervienen otros factores suelen ocurrir estos desastres.
    Sería muy importante e interesante investigarlo a fondo y tomar las medidas correctoras. Si pueden ser en la naturaleza mejor, y si no en cautividad.
    La cría en cautividad tiene otros posibles beneficios, como el poder hacer sensibilización al público "en directo", con los animales delante.
    En mi zona se ven pocas macaon, desde siempre, no abundan tanto las plantas nutricias.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy interesante el artículo y la importancia de cuidar y preservar la naturaleza desde los eslabones más pequeños.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Interesantísimo. Me ha encantado esta entrada. Ojalá tenga un buen futuro la Machaon, aunque parece que lo tiene negro, como otras tantas especies. ¿Qué decir? :(

    Comparto la entrada.

    Saludo!

    ResponderEliminar
  4. Jesús, estoy de acuerdo contigo, las poblaciones de parásitos y parasitados se autorregulan, lo malo es cuando la mano oscura del hombre toquetea por ahí.

    ResponderEliminar
  5. Ya lo dije en otra ocasión, me gusta tu pasión por la vida...
    Con tu entrada me acabo de dar cuenta de que hace mucho que no veo a estas mariposas, y que antes eran más fácil de ver (incluso me dejaron retratarlas).
    No sabía que se las podía encontrar en el hinojo. A partir de ahora buscaré por entre sus hojas (gracias). Las fotos de la oruga están genial, creo que a partir de ahora las reconoceré. Eres total, el "experimento" que tienes en marcha me parece excepcional, y da una buena muestra de tu carácter de persona comprometida con la vida, el medio ambiente y el espíritu científico.
    Si te apetece ver algo sobre otra oruga, la Brithys crini: http://quienabuenarbol.blogspot.com/2009/11/naturaleza-y-turismo.html
    He disfrutado, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Muy interesante tu reflexión! Quizás tengamos más éxito nosotros con la ruda, más resistente, en general, a la infestación por otros insectos. De hecho, nosotros no hemos observado casos de paraitación. En nuestro caso pretendemos que cuando emerjan las mariposas, se apareen y pongan huevos en la ruda para una segunda generación que será la que pase el invierno, con el fin de liberarlas en la próxima primavera.

    ResponderEliminar
  7. Estupendo artículo, Guillermo. Lo he encontrado al buscar información sobre la cría en cautividad de la mariposa Papilio machaon.

    Desgraciadamente este mismo verano he intentado "salvar" algunas orugas (como tú) y la mayoría han resultado ya parasitadas. El problema que describes se da también en tierras del nordeste de la península. Aquí, la planta nutricia es el hinojo, muy abundante en la zona donde he recogido las orugas.
    El próximo verano intentaré recoger huevos para asegurarme un porcentaje más elevado de éxito.

    ¡Gracias por tu entrada y mucha suerte!

    Agnès

    ResponderEliminar
  8. Es una pena que cada vez menos Machaones alegren nuestros cielos.Siempre es un placer poder contemplarlas.
    Un post muy interesante, al igual que tu pequeño experimento con las larvas.Ya sabía que eran sensibles y que muchas no había, de hecho a mi me ha costado mucho fotografiarlas, pero no tenía ni idea del asunto tan grave que nos muestras.
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  9. Pues por Elche hay bastantes!! Sobretodo hace unos 5 años, me acuerdo que descubrí unas plantas donde siempre habia larvas. Me pasaba horas con ellas, lo que hace el aburrimiento xDD.

    ResponderEliminar
  10. Hola Guillermo, enhorabuena por tu blog. Te comento un caso que observé. Cerca de Almadenes, Calasparra. Encontré junto al río Segura orugas de [i]Papilio macaon[/i] ya grandes sobre matas de hinojo. A la semana volví a ver si conseguía ver la crisálida y cual fue mi sorpresa de que en la orilla del río, en vez de hinojos había un rebaño que se había comido todo el hinojo y con ellos las crisálidas. Ni rastro de de hinojos ni de las crisálidas. Acabo de encontrar matas con orugas (estas no tienen por ahora peligros humanos) y he podido fotografiar su evolución. ¡Qué animales más espectaculares nos regala la naturaleza! Cuidemos su entorno.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido, Pablo. Este año de momento no he tenido tiempo de acercarme a ver las orugas, pero los hinojos andan como siempre. Una pena que pasase el rebaño, la verdad es que los rebaños a veces hacen unas cosas... claro, tantos animales pastando y arrasando de una porciones enteras de campo, algún bicho tiene que quedar mal parado. Yo estoy reforestando una zona de Albacete por la que aparecen rebaños de vez en cuando, espero que no hagan mucho daño.
      Acabo de ver tu blog y he visto la entrada de las macaones, menudo reportaje! Me ha gustado mucho.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Hola. Acabo de descubrir tu blog gracias a una crisálida de Macaon que tengo en casa. Hace ya un tiempo que me preguntaba qué había sido de ellas porque cuando yo era pequeño, vivía en Santa Pola, las veía a montones, tanto a las mariposas como a las orugas. El otro día me propuse que saldría a dar una vuelta por el campo a ver si veía algo, estaba haciendo bicicleta, y ¡toma golpe de suerte! para al lado de un hinojo que había en la cuneta y veo una crisálida, que supongo que será de macaón y que creo que está a punto de abrirse.
    Aquí la tengo, a mi lado porque la quiero grabar cuando salga y llevarla inmediatamente al campo, a un lugar repleto de hinojos donde supongo que será muy feliz.... si encuentra a alguno de sus congéneres, claro. Si puedes darme algún consejo para la suelta te estaría muy agradecido.
    Me gustaría criarlas en casa, ¿sería posible?. Mi otra pregunta es que dado que ahora se utiliza mucho el bulbo de hinojo en la cocina, es una de los productos de moda, ¿habrá algún pesticida específico para este tipo de oruga?
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi, bienvenido. Haces muy bien en cuidarla y después liberarla en su medio, cuantos más hinojos haya, mejor para las larvas. Es posible que la crisálida esté parasitada por una avispa que ataca a las crisálidas. Ya ves qué mal, hay dípteros que atacan a las larvas e himenópteros que atacan a las crisálidas, y para colmo, a los adultos se los come todo el mundo. Son muy fáciles de criar, se alimentan de muchas umbelíferas. El bulbo de hinojo puede que lleve insecticidas, no estoy seguro de que exista uno específico para las orugas de macaón, pero CUALQUIER insecticida es letal. El bulbo de hinojo que se vende no estoy seguro de que te sirva para criarlas. Este bulbo tiene una raíz inmensa que crece verticalmente, lo que se vende es la parte superior de esta raiz, el "bulbo", y me parece que para sobrevivir la necesita.
      Ánimo y un saludo.

      Eliminar
  12. guillermo yo como tu he empezado a críar macaones en cautividad , tengo alrededor de 10-15 crisalidas sanas y viables y mi proxíma meta es conseguir la copula y una puesta completa en mi zona macaón digamos que tengo 4 hinojos y unas 7 plantas de ruda adultas para este fin :))), si al menos consigo sacar adelante 50 de esas orugitas y las otras liberarlas a los hinojos de la zona sera una buena acción www.mariposasbellezaalada.blogspot.com hay tengo mi proyecto :)

    ResponderEliminar
  13. Hola Guillermo, me acabo de encontrar con tu fantastico blog. Yo tambien soy de Albacete, de hecho creo que tu padre me dio clases en el Instituto alla por los anyos 80! Me has recordado a las Papilio machaon que criaba tambien, pues alrededor de los edificios de la Universidad de Valencia plantaron hinojos. Lo de los parasitos y las mariposas pues siguen ciclos, aqui la mariposa Ortiguera sigue ciclos de anyos malos y anyos buenos debido a una mosca parasitoide, no se si sera tambien el caso de la Papilio machaon.
    Un saludo y cuentame como una seguidora de tu blog a partir de ahora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Africa. Sí, mi padre te dio clase, de hecho fuiste la primera "bichera" albaceteña de la que tuve constancia cuando era pequeño y el libro de las aves del parque lo he guardado siempre con mucho cariño porque me lo dio mi padre. Qué alegría verte por aquí, entonces! Y qué pequeño es el mundo.

      Espero que sean ciclos, este año no he visto ninguna larva por la zona donde estuve curioseando, tampoco hice un estudio serio ni nada, sólo "curioseé" y me dediqué a ver en qué instares aparecía la mosca simplemente. Pero me preocupa bastante la presión humana sobre los lepidópteros.

      Un saludo y espero verte más por aquí.

      Eliminar
  14. Gracias guillermo por tan interesante apunte. Cierto que cada vez se ven menos revolotear por los campos.

    Aqui en Galicia, con tanto desbroce de linderos de caminos se están llevando la mayoría del hinojo justo en fechas en las que ellas realizan su generación.

    P.D: el Camino de Santiago todavía te espera! xD

    ResponderEliminar
  15. Muy buena entrada, por aquí en Salamanca al menos conozco tres lugares distintos donde la hay, es curioso pero en uno de ellos no hay hinojo aunque seguro que se alimentar de otro tipo de planta, no puedo decirte si aquí tienen mucho problema de parasitoides, aunque volar no se ven muchas, si que he visto bastantes orugas, de todas formas hay menos de todo y ese es el principal problema, tampoco se ven muchos invertebrados o al menos en la cantidad que se veían antes, por ejemplo muy cerca de mi casa a menos de doscientos metros estaba el campo un lugar que llamábamos la yerba, ahora es el campus universitario, libélulas, mariposas, reptiles, todos campaban a sus anchas y había vaya si había, pero ahora como alguna estudiante no lleve alguna mariposa entre sus libros seguro se ven pocas, el campo como tal ahora me queda a mas de 700 metros, y se alterna con más casas, he estado leyendo tu entrada del bosque y me preocupa que se dejen pequeños reductos de tierra entre urbanizaciones y otras urbanizaciones, de no hacer algo quizás podremos saltar de tejado en tejado en vez de árbol en árbol como hace mucho lo hacían las ardillas, por cierto que tampoco hay muchas, un abrazo.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.