jueves, 19 de diciembre de 2013

Todavía hay tierras inexploradas - Google Earth



    No, Google no me ha pagado para que promocione Google Earth. Lo comparto con mis lectores porque este es uno de esos anuncios o "spots", que realmente me llegan al alma. Tan solo vedlo, y ya me decís qué os parece.

PD: está en inglés, sorry!

jueves, 12 de diciembre de 2013

Las pequeñas sorpresas fotográficas

    Hace poco, tuve una conversación con un amigo, también naturalista, sobre la importancia de las fotografías en la Historia Natural. En la conversación salió el tema de si es importante fotografiar, por ejemplo, el primer ejemplar de una especie de ave que ves en tu vida (un "bimbo"), aunque sea de manera testimonial. Obviamente, no es lo mismo ir a un sitio a ver algo que no es normal para ti ("twitching", així es diu), ya sea porque es una rareza o porque estás de viaje, que fotografiar un ave común en un sitio cercano. Por ejemplo, desde siempre se me han "resistido" ciertas especies animales que, se supone, son comunes en mi zona en determinadas épocas del año. Una de estas especies era, hasta hace bien poco, el lúgano (Carduelis spinus), invernante en muchas zonas de Iberia. La primera vez que vi uno fue en la Universidad de Alicante, en un césped del campus, pero salió volando en seguida y casi no lo vi. Pocas semanas después, en febrero, también en el campus, me detuve a fotografiar en una pequeña cascada de un estanque, a una pizpireta lavandera blanca (Motacilla alba). El día era soleado y los colores resaltaban mucho, el agua corría veloz y reflejaba formas y colores extraordinarios. Al hacer la foto, varios pajarillos que se habían acercado al agua para refrescarse salieron volando de detrás de algunos guijarros, pero no me dio tiempo a distinguirlos bien. Más tarde, al descargar la foto en el ordenador, me di cuenta de que, para mi sorpresa, un lúgano con las alas abiertas y con bastante nitidez había quedado inmortalizado en ella. Así, sin darme cuenta de que tenía delante de mí un pájaro que me había costado años ver, a pesar de su abundancia en invierno, lo había fotografiado sin querer.
    En junio, poco tiempo después de comenzar mi herbario, en un paseo por la Sierra de Chinchilla, encontré una zona de matorral bajo donde crecían cientos de flores de diversas especies. Como quería enriquecer el herbario con algunas fotografías, y una de las plantas que mejor me habían quedado prensadas era la gallocresta (Bellardia trixago), me propuse encontrar algún ejemplar con corolas amarillas e inmortalizarlo, pues las más comunes en esta zona suelen tenerlas bicolores ("labio" superior rosado e inferior blanco) y ya tenía fotos de estas.
    Tras explorar el lugar y encontrarme con algún lagarto ocelado, finalmente llegué a un rodal de gallocrestas donde todas tenían corola amarilla y me di prisa en fotografiar una. De lo que no me di cuenta en aquel momento es que un pequeño ser se había adueñado ya de aquella espiga de mi maravillosa Bellardia de corolas amarillas y salió en la foto, aunque yo no la viera en aquel momento. ¿Sabríais distinguir la especie?

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Un paseo por el Otoño europeo

    El otro día (8.12.2013), Jess y yo fuimos al 'patch' de nuestro amigo Robert (¡sin su consentimiento!): un complejo de bosquecillos de caducifolios, campos y un estanque bastante grande, cerca del Río Hull. La semana pasada, en el Norte de Europa, hubo una borrasca brutal que trajo vientos huracanados a Hull, y justo ese día, Robert, Jess y yo fuimos a este sitio y me di cuenta de que había ramas rotas en el suelo llenas de frutos, piñas, etc., así que me prometí volver pronto para observar el otoño europeo en todo su esplendor y, por qué no, recoger algún que otro espécimen. 
    Ya estaba bastante nublado cuando nos encaminamos a Oak Road. Por el camino, nos detuvimos en un callejón cercano a casa en el que habíamos observado algunos helechos rupícolas hace semanas, y les hicimos una sesión fotográfica. Las especies eran Asplenium scolopendrium (ES: Lengua de ciervo, EN: Hart's-tongue fern), Asplenium trichomanes (ES: Culantrillo menudo, EN: Maidenhair Spleenwort) y Dryopteris filix-mas (ES: Helecho macho, EN: Male Fern).
Izquierda: lo que inicialmente habíamos identificado como Asplenium adiantum-nigrum resultó
ser Dryopteris filix-mas. Derecha: Asplenium scolopendrium.
Maidenhair Spleenwort (Asplenium trichomanes)
    Al llegar a Oak Road, Jess se detuvo a mirar unos frutos que había en el suelo. Eran como pequeñas manzanas anaranjadas de largo pedúnculo que contenían 3 únicas semillas. El árbol del que habían caído se erguía sobre el sendero pero crecía en un jardín particular, así que Jess y yo concluimos en que sería algún tipo de Sorbus o Crataegus, tal vez un híbrido o una variedad doméstica. Tras mirar en guías de árboles europeos y preguntar por Twitter, el señor Copépodo coincidió conmigo en que era algún serbal raruno, mientras que Jesús Robles aka @subbaeticus indicó que podría tratarse de Crataegus x lavallei. Yo dije que podría ser Crataegus punctata. ¿Qué os parece a vosotros?
¿Crataegus x lavallei? ¿Crataegus punctata?
Ni el sendero está cerrado, ni los muertos lo guardan (es una referencia a El Señor de los Anillos, sí).
    Continuamos nuestro camino hacia un estanque medio en obras, muy muy cerca del río Hull. Antes de llegar, atravesamos un campo verde, adaptado para el ocio y para que los vecinos paseen sus perros, donde vi mi primera gaviota cana (Larus canus) la primera vez que vinimos, allá por el mes de octubre. En este campo hemos visto también palomas torcaces y zuritas y gaviotas reidoras y argénteas. Jess sugirió que nos metiéramos en un bosquete plantado de diversas especies a modo de árboles de zonas empantanadas (Alnus glutinosa, Betula pendula, Corylus avellana, Quercus robur, Fraxinus excelsior, con algún ejemplar de Quercus rubra y Quercus ilex subsp. ilex). Detrás de este bosquete, donde observamos alguna agalla de avispa y más frutos, se encontraba el estanque. Para acceder a él, no podíamos seguir caminando entre los arbolillos, así que salimos al camino.
    Delante de nosotros, a unos 20 m, unas rodadas de camión encharcadas atraían a varios pajarillos. Cuando miramos a través de los prismáticos, descubrimos hordas de fringílidos y mirlos que acudían a beber. Nos sorprendió ver pardillos sizerines y lúganos, jilgueros y verderones que iban y venían de unos alisos y abedules cercanos al charco. Para continuar hasta el estanque, por desgracia hubimos de espantarlos para atravesar el camino. Casi todos los jilgueros y sizerines se quedaron picoteando ramas de aliso y abedul.
    En el estanque, un grupo de cisnes vulgares y ánades reales nos esperaban. Además, una enorme bandada de gaviotas reidoras salió volando al centro de la laguna en cuanto aparecimos en la orilla. Sí, todas eran reidoras, no había ninguna rara por desgracia. Que sé lo que estáis pensando, que han aparecido gaviotas marfiles en Northumberland y he tenido la vergüenza de no ir. ¡¡No soy un twitcher!!
Cisne vulgar (Cygnus olor). No sé a vosotros, pero a mí me da la sensación
de que todos los cisnes tienen semblante triste.
    El paseo acabó con la observación de unos arbustos de bonetero (Euonymus europaeus), que son los frutillos naranjas que veis en la parte superior.
Autumn gifts. Rama de bonetero (Euonymus europaeus), hoja de roble común con agallas, saúco, frutos secos de aliso (Alnus glutinosa), semillas de fresno común (Fraxinus excelsior), conos de pino silvestre (Pinus sylvestris), escaramujos y los frutos y una hoja del posible Crategus punctata.




domingo, 1 de diciembre de 2013

Diciembre

[...] Saltar al vacío parece tu estilo. Las olas del mar te muestran el rumbo. [...] Ahí te encontré, un héroe de otoño, un soñador entre los locos [...]