domingo, 27 de mayo de 2012

Animales del hogar I: la escutígera

    El verano pasado, dormía una noche tranquilamente en mi pueblo cuando sentí la extrema necesidad de calmar la sed a altas horas de la noche. Cuando atravesaba el salón, notando en mis pies descalzos el frío de las baldosas, vi una criatura semitransparente corriendo a toda velocidad, a unos centímetros de mi pie izquierdo (menos mal que llevaba las gafas puestas, si no...). Me dio la impresión de que se trataba de una de esas pelusas atletas que entran de la calle, cuando se paró en seco. Me agaché y lo miré con detenimiento. Sin duda se trataba de una escutígera (Scutigera coleoptrata), también llamada ciempiés casero o doméstico. Con quince pares de patas desmesuradamente largas, larguísimas antenas de unos 300 pequeños anillos y dos enormes ojos formados por la yuxtaposición de cientos de ocelos, este quilópodo es un campeón de la velocidad que devora moscas, pececillos de plata, pequeñas arañas y otros animalillos que se encuentra en sus expediciones nocturnas por nuestros hogares y calles. Su cuerpo es entre amarillo grisáceo y verdoso anaranjado y posee tres líneas oscuras que lo recorren longitudinalmente.
Esta escutígera ha sido descubierta por mi madre en un rincón del salón, la pobre soporta sin ninguna
queja las visitas de estos inquilinos tan indeseados para tantas personas.
    Como curiosidad, os diré que si cogéis una, aparte de llevaros algún que otro mordisco bastante desagradable, os quedaréis con varias de sus patas. En siguientes mudas, el animal las regenerará... Pero no os preocupéis, la escutígera, al igual que animales como arañas y salamanquesas que se guarecen en nuestros edificios, es un  eco-insecticida óptimo para acabar con los molestos mosquitos nocturnos que buscan alimentarse de la rica sangre humana, cada día más tóxica. Su velocidad extrema les ayuda en la  captura de moscas y mosquitos en techos y paredes, así que ya sabéis, cuando veáis una escutígera, acordaos de lo bueno que tiene. Sentíos orgullosos al saber que una escutígera ha elegido un rincón oscuro de vuestro salón para pasar el día, una grieta en el techo o una tubería oxidada, y tened en cuenta que son más fáciles de ver en primavera y otoño, si bien en verano continúan sus correrías nocturnas por mesas, paredes, techos, armarios, en busca de alimento; así que no hay que sufrirlas siempre. No atacarán  mientras sigáis por vuestro camino y ellas por el suyo, claro está.
    Originaria de la región mediterránea, la escutígera se ha extendido por varias regiones del mundo durante el último siglo. Las hembras cuidan con tesón y cariño de su puesta, igual que las escolopendras, lamiendo con ternura la superficie de los huevos para eliminar hongos y bacterias que pudieran dañar a los pequeños ciempiés.
    Afortunadamente para ellas, las escutígeras pasan desapercibidas la mayoría de las veces, de hecho, os confesaré que la de la foto es el tercer ejemplar que veo en mi vida. No temáis, tantas patas y que pique no son excusas suficientes para echarlas de casa. ¡Al menos no roba ni vive a expensas de vosotros, tampoco hace promesas falsas ni derrocha!

4 comentarios:

  1. Hablas de una manera de ella que hasta se te olvida el susto inicial a ver la foto... aunque pasando por alto el respingo que daría si pisara una de éstas mientras voy medio dormida, el animal es en cierto modo bonito... es como un tephrocactus cubierto de espinas peligrosas y retorcidas: pincha, es raro, pero te gusta admirar su rareza y hasta su peligro...
    Con todo, no pienso volver a levantarme a beber agua por la noche XD
    Aqui no recuerdo haber visto escutígeras (aunque seguramente las haya), en mi patio abundan las lagartijas como inquilinos-insecticidas. No las cogería, pero me "caen bien"... ellas van a lo suyo en su nido detrás del depósito de agua y nosotros a lo nuestro, hay menos insectos devoradores de plantas y todos contentos.
    Saludos!!
    Rosa.

    ResponderEliminar
  2. la verdad es que estos animalillos tan beneficiosos para el hombre, por su dieta, al alimentarse de insectos, lo tienen bastante difícil para sobrevivir en nuestro entorno, por su aspecto un tanto "repugnante", en cuanto son avistados, se llevan el correspondiente pisotón o escobazo.Y de esa manera, se le está salvando la vida, a multitud de insectos, que sí son dañinos. Estas entradas ayudan a tenerles un poco mas de "aprecio".
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Te felicito por la foto, es un bicho bastante complicado de retratar, tanto por la rapidez con que se mueven como porque con ese lío de patas es complicado que salga todo bien enfocado. En mi terraza las veo a menudo (para ser escutígeras) y siempre me ha encantado su aspecto de animal prehistórico.
    Una escutígera con la piel recién mudada es casi casi transparente.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Yo lo que tengo en casa son "pececitos de plata" que no sé qué harán por allí, supongo que a la humedad del baño. Les dejo hacer su vida. De momento no me han dado problemas.

    Saludines!

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.