lunes, 30 de marzo de 2020

Nieve en Chinchilla

    Un día después de tomar las fotografías tan primaverales de mi patio, cayó una importante nevada en el pueblo, el 27 de marzo. A veces llegaba a ser aguanieve. Lo cierto es que amanecimos con los tejados blancos. A los estorninos que se agrupaban en nubes en torno a la torre de la iglesia de Santa María del Salvador no parecía importarles, ya que incluso se posaban en grupos en el punto más alto de la misma.



jueves, 26 de marzo de 2020

Flores confinadas

    En estos días de aislamiento, he tenido la oportunidad de observar la floración de varias plantas en el patio de casa. Lo cierto es que en estas dos semanas de confinamiento, ha llovido el 80% de los días, así que tampoco he podido disfrutar mucho del aire exterior. Un día que hizo sol, me embobé mirando algunas Anthophora que zumbaban a gran velocidad entre las flores, alejando a moscardones y otras abejillas. Pero lo que realmente me ha alegrado el patio en estos días de frío y lluvia, fue ver cómo mi prímula (Primula elatior) florecía. Esta es una de las tres especies de Primula que me traje de Gran Bretaña, la única que me sobrevivió. Llevaba tres años sin florecer y creo que aportarle más humus y agua, hojas secas, etc. le ha beneficiado mucho en ese aspecto. En fin, que me ha hecho mucha ilusión, y me gustaría conseguir P. vulgaris y P. veris para acompañarla.
Primula elatior, 26.03.2020.
    Otra planta que me ha hecho mucha ilusión ver florecer ha sido la lunaria (Lunaria annua), que al principio pensé que era una semilla de plátano oriental que había germinado, pero resultó ser otra cosa. Me gusta más su nombre en inglés, "honesty". 
Lunaria annua, 26.03.2020.
    El resto del patio, aquí y allá, también explota poco a poco en florecillas y nuevas hojas.
Asplenium scolopendrium
Anemone sp.
Armeria maritima
Narcissus sp.
Anemone sp.
Tulipa sp.
Cyclamen sp.
Calendula officinalis
Taraxacum officinale aggr.

jueves, 5 de marzo de 2020

.

Saúco recoge semilla jara en campo y lleva a casa, germina en brick leche entera y observar hasta pequeña plantita crecer. Saúco cuida hasta plantita valer por sí misma. Hombre blanco ignora plantita. Plantita sola plantada en campo después, y hombre blanco ignora. Hombre blanco tala, aplasta, arranca, quema, estorba, pone cielo azul color tierra. Hombre blanco no comprende. Plantita crecer hasta ver padres suyos en colina próxima. Hombre blanco no saber ni tener por qué enterar. 


Aves en la ZEPA Área Esteparia del Este de Albacete

     Hacía tiempo que no salía a ver aves, así que el viernes pasado rapté a mi amigo Ismael Ortiz y nos fuimos los dos con nuestras cámaras y guías de aves a disfrutar de la fauna ornítica del entorno lagunar de Pétrola-Corral Rubio. 
    Tras unos pocos kilómetros de viaje desde el pueblo hasta Horna, vislumbramos en el agua o cerca de ella varias especies de aves, como ánades, porrones, fochas, avefrías y algún flamenco. Continuando hasta los observatorios de Pétrola, detectamos en el cielo una nube de gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus). En Pétrola no había mucho que ver, excepto un grupo de cigüeñuelas (Himantopus himantopus) en unas charcas cercanas, acompañadas de un chorlitejo chico (Charadrius dubius), lavandera blanca (Motacilla alba) y bisbita alpino (Anthus spinoletta). También, una solitaria avefría europea (Vanellus vanellus) nos observaba desde la orilla del charco.
Cigüeñuelas (Himantopus himantopus)
Avefría europea (Vanellus vanellus)
     Sin mucho que perder, fuimos directos a Corral Rubio, de una forma totalmente intuitiva pues para mí era la primera vez que conducía por las carreteras más allá de Pétrola. Llegando al pueblo, ya detectamos a lo lejos varias lagunas llenas cuajadas de flamencos rosas (Phoenicopterus roseus). Pero lo mejor fue encontrarnos con un bando de avutardas comunes (Otis tarda) a unos cientos de metros, al otro lado de una laguna. Creo que se percataron de nuestra presencia pero continuaron paseando y picoteando el suelo, y nosotros disfrutando de ellas.
Lavandera blanca (Motacilla alba), llamada también en Albacete "pajarita de las nieves". Mi padre las llama "pájara pinta".
Avutardas (Otis tarde).
Flamencos rosas (Phoenicopterus roseus)
Flamencos rosas (Phoenicopterus roseus)
    Después de estar un rato observándolas, Ismael y yo decidimos acercarnos a la otra laguna donde habíamos visto los flamencos. Con cuidado, llegamos al punto de observación y nos deleitamos con el murmullo de sus sonidos.
    Justo cuando ya nos íbamos, un bando pequeño de moritos comunes (Plegadis falcinellus) nos sobrevoló. 
     Decidimos acercarnos a otras lagunas y charcas pequeñas que hay en esta zona de Albacete, antes de volver a casa. Y nos sorprendió una pareja de tarros blancos (Tadorna tadorna), el pato que más decora, cerca de El Villar de Chinchilla.
Tarro blanco (Tadorna tadorna), ejemplar macho.

miércoles, 15 de enero de 2020

Ansias entomológicas en invierno

    Enero en la Región Mediterránea puede significar dos cosas: ningún artrópodo a la vista o, con suerte, alguna mariposa, saltamontes o escarabajo pululando por ahí. Con más suerte todavía, podemos localizar alguna mantis tardía o hibernante.
Colias (Colias croceus), descansando sobre un tallo de albaida (Anthyllis cytisoides). 10.01.2020.
    Un buen sitio para muestrear en busca de la entomofauna invernal puede ser un lugar con tendencias más térmicas: dunas arenosas, zonas sureñas y bajas, pobladas de vegetación adaptada a la aridez, siempre en días con poco viento y pocas nubes. En mi provincia, estos lugares suelen ser los que están más cerca de los territorios murcianos y alicantinos. Así, el domo volcánico de Cancarix puede ofrecer alguna que otra pequeña sorpresa si nos adentramos entre sus matorrales xerófilos, donde predominan arbustos típicos de nuestro rincón del mundo, con algunos representantes de enclaves menos continentales. En pocas palabras, esta montaña se originó hace 8-6 millones de años, cuando uno de los múltiples volcanes que surgieron del interior del planeta en el sureste de la península ibérica se solidificó lentamente conforme brotaba la lava, erosionándose su entorno.
Domo volcánico de Cancarix, irguiéndose entre las colinas espartadas.
    La Sierra de las Cabras, donde se encuentra esta enorme mole volcánica situada a más de 700 metros sobre el nivel del mar, presenta una vegetación que a mí me llama mucho la atención, por contar con tantos taxones más abundantes en las provincias costeras vecinas que escasean o brillan por su ausencia en mis zonas de campeo habituales. Conforme uno se aproxima a esta montaña, que recuerda lejanamente al Matho Thípila de los indios lakota en América del Norte, la vegetación resalta el carácter único de la zona. Al llegar, nos reciben matorrales muy verdes, donde abundan el romero, el esparto y la albaida, que empieza a florecer tímidamente, y pinos carrascos muy rectos,  que van dando paso a otras plantas que uno esperaría encontrar en enclaves más costeros y cálidos: Salsola oppositifolia, Lavatera maritima, Lobularia maritima, Asparagus horridus, Convolvulus althaeoides... Hasta aparecen por ahí las hojas bicolores ("bandera de Andalucía") de Lapiedra martinezii, una bulbosa que, según indica el botánico Pedro Sánchez Gómez: "Lagasca (el científico que describió la planta en 1816) se lo dedicó a una señora gaditana más o menos metida en el mundo de la botánica de aquella época, apellidada de la Piedra, que estaba casada con un tal Juan Antonio Martínez, persona influyente de la época, de ahí lo de "Lapiedra martinezii". Por tanto, el género se lo dedicó a la esposa y luego viuda del tal Martínez, al que le dedicó la especie". 
Hojas de Lapiedra martinezii. 10.01.2020.
    A mí todas estas plantas me llaman muchísimo la atención y me hacen pensar que probablemente encontraremos, también, una muy interesante fauna acompañante. Conforme avanzamos hacia la cumbre, a la que no llegamos a subir, los pinos van volviéndose más dispersos, dejando paso a unas laderas con matorrales como el lentisco (Pistacia lentiscus), el espino negro (Rhamnus lycioides), el acebuche (Olea europaea var. sylvestris), la sabina mora (Juniperus phoenicea), Ballota hirsuta, siempre entre el abundante esparto y su compañera, la albaida.
Aspecto del domo, más de cerca. Se aprecia una pequeña nube de chovas piquirrojas que habitan su cumbre.
Vegetación de ladera, orientación sur.
Entorno del volcán de Cancarix.
    Se puede consultar más información sobre la flora de este curioso entorno en "Vegetación del pitón volcánico de la Sierra de las Cabras de Hellín (Sureste de Albacete)" de Jorge Baonza Díaz (enlace al documento)
    En este lugar, a unos 12 ºC o algo menos, con rachas de brisa e intervalos nubosos que pasaban a toda velocidad sobre nuestras cabezas, mi amigo Miguel Domenech y yo conseguimos encontrar algunos insectos. Nada fuera de lo común, pero curiosos igualmente. Lo suficiente para saciar nuestra hambre insectil.
Lasiocampa trifolii sobre albaida (Anthyllis cytisoides).
Mantis palo (Empusa pennata), una de las mantis que pasan el invierno en las marañas de arbustos,
resistiendo los fríos intensos.
    Conforme ascendíamos, pudimos ver también, más de cerca, la nubecilla de chovas piquirrojas (Pyrrhocorax pyrrhocorax) que coronaba una esquina de la cumbre.
Chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax)
Chova piquirroja. Parece que el ejemplar de la izquierda le está ofreciendo algo con el pico, algo normal en estos animales con vínculos sociales tan estrechos
    Una vez arriba, decidimos descender de nuevo, almorzar y continuar hacia la vecina provincia de Murcia, en busca de temperaturas más cálidas y ortópteros. En el descenso, continuamos con la observación naturalística.
Pezotettix giornae, uno de nuestros saltamontes invernales por excelencia.
Leptotes pirithous 
Ooteca de Sphodromantis viridis.
    Además, dos saltamontes en estadio adulto que pudimos ver también son Omocestus raymondi y Sphingonotus cf rubescens. También algun escarabajo como Pimelia sp. y Cymindis cf lineola. 
Albaidas y otras plantas comenzando su floración, con el domo al fondo.
Clavelillo (Dianthus broteri), curiosa especie que observaba por primera vez.
    Una vez en Ricote (Murcia), aparte de un pequeño paseo que dimos por ahí, disfrutamos del paisaje y las vistas. Pero lo que más nos sorprendió (gratamente), fue encontrarnos con una de las últimas Sphodromantis viridis del invierno.
Sphodromantis viridis
Sphodromantis viridis
     Esta especie de mantodeo de origen norteafricano se está expandiendo por la Península Ibérica hacia el norte. Algunos quieren achacarlo al cambio climático, yo tengo dudas importantes.
    Pudimos observar también muchas matas de sanamunda (Thymelaea tartonraira), que aparece también por algunas sierras de Albacete. Curiosamente, en las Relaciones topográficas de Felipe II (1576), se menciona esa planta en la Sierra de Chinchilla y se dice lo siguiente: "En el Reyno de Murçia le dizen la yerua de Ricote". Entendí el porqué del nombre antiguo, paseando entre los pinos y las matitas de sanamunda, en el corazón de Murcia.
Valle de Ricote.

martes, 7 de enero de 2020

Enero en la playa: correlimos tridáctilos





    El correlimos tridáctilo (Calidris alba), "Sanderling" en inglés, es una especie de ave limícola que cría en torno al Ártico, en costas septentrionales de América, Groenlandia y norte de Asia. Es una de las aves que efectúan mayores desplazamientos en todo el planeta, ya que inverna en la zona meridional de Sudamérica, África del Sur y tropical e incluso Australia y Nueva Zelanda, así como en Europa y cuenca mediterránea. En la Península Ibérica se puede observar en invierno en números reducidos, en playas con algo de arena aunque también con algo de rocas, en las costas atlánticas y algo menos en las mediterráneas. Este grupo de unos siete ejemplares pude localizarlo en una playa de Alicante, el pasado 2 de enero de 2020.

domingo, 29 de diciembre de 2019

Cabras montesas en Chinchilla

    Mucho se ha dicho sobre este bóvido en esta zona de Albacete, donde se hallaba extinto hasta hace pocos años, y que ahora vuelve de forma natural, como debe ser. Independientemente de que haya conflictos entre la cabra y el humano, y sin incidir más en estas situaciones problemáticas de convivencia, me gustaría hacer un pequeño apunte. 
Capra pyrenaica hispanica
   Hay quien duda de que la cabra montesa sea un animal autóctono de la zona este de la provincia de Albacete. Sin embargo, hay que mencionar que en la misma Cordillera de Montearagón, encontramos pinturas rupestres de entre 10.000 y 6.000 años de antigüedad (Cueva de la Vieja, Alpera) donde uno de los animales que más abundantemente aparecen representados por los hombres y mujeres cazadores-recolectores de la Prehistoria, son las cabras montesas, junto con ciervos, uros, caballos salvajes y otros mamíferos.
    Pero igual parece que nos remontamos a hace demasiados años. Miremos más recientemente, en concreto a las Relaciones Topográficas de Felipe II (1562) y a lo que dijo el encargado de redactar las de Chinchilla: "crianse en esta tierra muchos benados, corços, gatos monteses y algunas vezes se hayan puercos y cabras monteses".
    Como vemos, este animal, como tantos otros, es una especie que fue eliminada hace siglos de gran parte de la Península y que ahora, como está ocurriendo en gran parte de Europa con otros mamíferos, recupera lo que siempre fue suyo. Dudar de su carácter autóctono en nuestros montes no aporta nada y ofrece una visión incorrecta de la medida del tiempo, que no remonta más allá de unas pocas generaciones. Lo que hemos de hacer es encontrar maneras de convivir con la fauna silvestre de la forma menos conflictiva posible y valorar su importancia como riqueza de nuestros campos.
Momento familiar.

domingo, 15 de diciembre de 2019

Paseíto corto por Chinchilla

    Esta mañana hemos dado un pequeño paseo por mi 'patch', en la Sierra de Chinchilla. Llegando con el coche, he visto un bisbita que no me ha parecido común, pero como iba conduciendo no me ha dado mucho tiempo a pararme a mirar. En el campo, me di cuenta de que había bastante revuelo de pajarillos. He visto u oído varias especies típicas de bosque o de zonas más abiertas, como mostraré. El bosque se encontraba todavía frío pero ha sido un día espléndido y muy luminoso. Tanto, que hasta hemos visto dos insectos. Las setas aprovechan la humedad del otoño mediterráneo y crecen abundantes entre la pinocha.
Emilio José Salvador me indica que podría tratarse de Hebeloma.
Corro de brujas o de hadas.
    Como hay tantas setas diferentes y yo las conozco tan mal (diría que son el grupo que menos identifico precisamente por eso), mostraré ahora de otros seres que he visto.
El zorzal charlo (Turdus viscivorus) se asoma entre el ramaje de los pinos.
Physcia aipolia
Ramalina farinacea
Cladonia chlorophaea
Hippodamia sp. Esta pequeña la hemos encontrado junto a los líquenes Cladonia.
Pensábamos que estaba muerta pero simplemente se asoleaba.
Caloplaca aurantia es un liquen naranja muy común en las rocas calizas de La Meseta.
     Ya de vuelta, desde el coche hemos avistado algunos pajarillos y hasta una tempranera Colias crocea volando sobre un bancal.
Colias crocea
Tarabilla europea (Saxicola rubicola)
Este verderón acompañaba a la tarabilla en el mismo enebro.
Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros). En el mismo campo, estaban las aves anteriores más pinzones, jilgueros y pardillos.
     Ha sido un paseíto corto pero ha valido la pena. De vuelta a casa, he vislumbrado en el cielo una pareja de águilas reales (Aquila chrysaetos). Una grandiosa especie para despedirnos del campo.
Aquila chrysaetos
Aquila chrysaetos