sábado, 13 de octubre de 2012

Los majanos tienen ojos

    Existe un majano (es decir, piedras que sobran al labrar la tierra agrupadas a modo de túmulo, muy típicas de La Mancha) donde una familia de mochuelos crió este año. Me gusta mucho ir a verlos despedir el sol al atardecer, mientras sus plumas brillan refulgentes con la ida del astro rey. Además, lo bueno es que se están quietos mucho rato y cambian de posición justo cuando lo necesitas. Si necesitas que te miren, haces un ruido con cualquier cosa y en seguida giran la cabeza para mirarte. Si les pillas desprevenidos, muchas veces se bajan de la piedra más alta y es entonces cuando se convierten en otra piedra más, pero con dos enormes ojos amarillos y relucientes. Son una pasada.
Mochuelicos. Lo de exagerar mucho los bordes del bicho
con tinta china no me disgusta...
Tras haber estado mirándoles prácticamente todo el verano, me entristeció mucho encontrarme hace poco a uno de ellos atropellado en la carretera. No subí la foto porque muchos estaréis cansados de los atropellos, pero me dolió mucho... Pude observarlo detenidamente y comprendí la forma en que están dispuestas sus plumas, como un traje de un príncipe nocturno.

¡¡Tss!! ¡Nenico, mírame, que te vea bien la cara!

16 comentarios:

  1. Te han quedado muy chulos los mochuelos, el de abajo me encanta. Me has recordado una vez en Alicante que descubrimos un mochuelo en un pequenyo algarrobo. Yo tenia entonces un teleobjetivo de 500, de hecho le estaba mirando por el visor de la camara sus ojos amarillos, fijos en la camara, a apenas 2 m de distancia. Nos miramos unos segundos antes de que el despegase el vuelo. Y no pude apretar el disparador de la camara de la emocion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha pasado eso muchas veces, África, lo de no poder disparar de la emoción. Y luego no veas el geniazo que me entra. Pero el momento de emoción no se me olvida nunca.

      Eliminar
  2. Los mochuelos son super majos. Cuando más ví fue en mi época por Zaragoza en los Monegros y por Belchite. Los encontraba muchas veces al amanecer sobre las piedras de alguna cabaña ganadera en ruinas. Los pollos eran las caña, creo que nunca habían visto antes un humano y se quedaban mirando fijamente y moviendo la cabeza en círculos como para captarme mejor.
    Una pena que encontraras a uno atropellado, a mi también me habría fastidiado mogollón.
    Son unos personajes entrañables y cada vez hay menos.
    Las fotos me han gustado mucho pero los dibujos ¡qué pasote! ¡eres un artista! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alchatilla. Son muy graciosos, alguna vez les he visto posados en el suelo, agachados, y me he acercado demasiado y no se han movido, ha sido en plan: "Que no me vea, que no me veaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa..."
      Gracias por tu comentario, un saludo.

      Eliminar
  3. ¡¡¡¡Que bonitos,Guillermo!!! ¿Por qué me gustaran a mi tanto? Gracias por tan bella entrada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tejón. Tienes razón, son muy hermosos, y estar con ellos un rato te alegra la salida al campo.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Estupendos dibujos y fotos. Tienes razón uno de las observaciones más divertidas es la de una familia de mochuelos, uno se estaría horas contemplando sus giros y bajadas y subidas de cabeza. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y lo bueno es que están quietos en el mismo sitio mucho tiempo. Gracias por pasarte por aquí. Un saludo.

      Eliminar
  5. Guillermo; es la primera vez que publico una opinión personal en tu blog desde que comencé a seguirlo hace unos meses, por tanto, desconozco si lo estaré haciendo adecuadamente; vengo a decirte esto porque no sé si aparecerá mi nombre, no obstante, y por si acaso, te lo desvelo a continuación:

    Soy el Búho Apolonio.

    (..jejeje...); fuera bromas, ¿qué te puedo decir aquí que no te haya dicho anteriormente, tanto de modo presencial, como por “otra vía de comunicación electrónica alternativa”?; poco, la verdad.

    Pero sin embargo, sí me queda algo por decirte; que no dejo de sorprenderme, continuamente, y de disfrutar, cada vez mas, al comprobar cómo un chaval de 19 años demuestra tanto entusiasmo y tanta pasión por la naturaleza y su mundo, por el conjunto de elementos que la integran y ocasionan su funcionamiento, por el respeto a su entorno y conservación.

    Sigue así, Guillermo, eres un chico ejemplar, vales mucho (ya lo sabes), y es sorprendente comprobar, insisto, tu fascinación, tu ilusión, tu interés, tu modo de describir y relatar tus excursiones al campo, tus vivencias, tus experiencias, tus emociones, como en aquella entrada en la que comenzabas “...sonó el despertador a las 06:00 y salté de la cama pegando un brinco para ir al campo en busca del búho...”; ¡¡ me encanta como transmites esa emoción !!, la misma con la emprendes tus aventuras en la naturaleza.

    Un abrazo, Campeón; Félix debe estar muy orgulloso ahí arriba, pues por fín ha comprobado quién se consagrará en poco años como su sucesor definitivo...

    Por cierto, como bien decías en tu artículo sobre los anfibios, efectivamente, se nota la buena calidad de tu nueva réflex, (claro que.., si detrás no hay un buen fotógrafo, la cámara no ejecuta por sí sola...).

    ResponderEliminar
  6. ¡Aaaah!... Los majanos, mojones, etc., no sólo los he visto, sino que me ha tocado precisamente hacerlos, y no veas la gracia que hace agacharse a retirar pedruscos. Bueno, si al final son utilizados por estos seres y por tantos otros, bienvenido el esfuerzo.

    Es el mochuelo una rapaz muy entrañable junto a la lechuza, por ser los búhos más cercanos al ser humano desde tiempo inmemorial.
    Unas fotos y unos dibujos muy profesionales o muy chulos como quieras, sobrados…

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javi. La palabra mojón aquí en Albacete se usa también para denominar a los majanos, igual que a los hitos de piedra, pero últimamente está adoptando otro significado. Espero no tener que darte esa nueva definición (jaja). Dentro de ellos, vive de tó y más...

      Gracias por tus elogios, reconozco que las fotos, sobre todo la primera, me gustan bastante. Ya pondré otra entrada sobre otro animal (un jabalí), que apareció el otro día por detrás mientras los observaba... Mi padre diciendo: "¡Un lobo! ¡Un lobo!" cuando venía hacia nosotros fue muy gracioso. Hubo un momento en que el mochuelo y el jabalí estaban en el mismo campo de visión de la cámara. Genial.

      Un saludo.

      Eliminar
  7. Una entrada que me ha hecho recordar mi infancia vivida en un cortijo y cerca de él había un gran majano ( almajano los llamamos por aquí )y en el que en mis correrías infantiles descubría un gran número de animales que lo utilizaban para criar o como escondrijo. Más de una vez ví algún mochuelo.
    Muy bonitas las fotos de esos simpáticos seres de mirada tan enigmática y cautivadora.
    Y yo que creía que eras más bien madurito y resulta que eres un chaval.Te digo lo mismo que el Búho Apolonio; sigue así chaval.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Pini, sí; nací ayer. Por eso voy descubriendo cosas normales para muchos naturalistas, pero que a mí me vuelven loco porque muchas no las he visto nunca.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Genial Chacho!!!
    Qué bonitas fotos y delicado relato. Me he reído, emocionado... UAU!!!
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Transisauria. Debo de transmitir muchas cosas, a juzgar por los comentarios que me hacéis. ¿Reír? LOL mejor lo dejamos ;)
      Un beso.

      Eliminar
  9. Vaya, no había visto esto. Excelente ilustración llena de detalles e imágenes con una luz muy atractiva. Un saludo

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.