miércoles, 13 de junio de 2018

A los pies de la sierra de Guadarrama

    2.6.2018. Bajo la falda norte de la Sierra de Guadarrama, junto al Real Sitio de La Granja de San Ildefonso, serpentea el río Eresma, también llamado río Valsaín. En sus orillas, junto a la primera línea de sauces y otras plantas amantes de la humedad, crecen los robledales de melojos (Quercus pyrenaica) y, más arriba, los pinares albares (Pinus sylvestris). Entre los robles, crecen las jaras de hojas de laurel (Cistus laurifolius) que a estas altitudes, todavía no han llegado a florecer.
El macizo de Peñalara, todavía con algo de nieve.
Explorar el entorno botánico del Eresma es un goce para los sentidos.
    Un pequeño paseo por esta parte de la Península revela plantas y animales la mar de interesantes. Estas son algunas especies botánicas que pueden observarse en la zona, todo en el ambiente de los melojares:
Jara de hoja de laurel (Cistus laurifolius).
Hierba turmera (Tuberaria guttata).
Asperilla (Hispidella hispanica).
    Estas tres especies (dos cistáceas y una asterácea) tienen algo en común y es que no son amantes de la cal, por eso crecen aquí, en terrenos graníticos y algo húmedos. 
    Por otro lado, en el interior del melojar, que para ser un bosque de árboles muy juntos tiene bastante luminosidad, encontramos las flores del gamón o asfódelo (Asphodelus albus subsp. carpetanus). Las abejas, igual que en los espartales de mi zona liban las flores del A. cerasiferus, se comportan de la misma manera aquí, pero con esta otra especie de gamón.
Asphodelus albus subsp. carpetanus con una abeja de la miel.
    Además, podemos encontrar en esta época del año las agallas en formación de la avispilla Andricus quercustozae tan conocidas por su llamativo tamaño y que ya han aparecido en varias ocasiones en este blog, así como otros insectos.
Agalla en formación de Andricus quercustozae.
Chrysotoxum cf elegans (familia Syrphidae).
    Aunque no solamente encontramos flora e insectos, también es posible observar reptiles y anfibios.
Lagarto ocelado (Timon lepidus).
Lagarto ocelado (Timon lepidus).
Lagarto ocelado (Timon lepidus).
Sapo corredor (Epidalea calamita).

2 comentarios:

  1. ¡Ay! Vivo tan cerca que todo lo que comentas, lo disfruto a diario: la vegetación (un pelín más temprana en la Cuenca alta del Manzanares: las jaras ya en flor y los asfodelus también ;). Las buenas caminatas, cámara en ristre. (aunque mis fotos no son ni de lejos tan bellas como las tuyas :D)
    Aunque por culpa de la urbanización de la zona, sólo una vez vi en mi parcela este maravilloso Lagarto ocelado. Hace unos 20 años. Le invadimos en su territorio y... no volvió. :(
    Pero sigo disfrutando de visitas de sapos en mi jardín y de tritones en el riachuelo cercano. Y de todos los demás "bichos" que viven en sus orillas :)
    Un abrazo, Guille. Y una sonrisa desde la sierra madrileña. :)

    ResponderEliminar
  2. Amo la naturaleza y estoy en contacto con ella a diario
    vivo donde el lago que miro tiene tortugas peces patos y cocodrilos
    Un brindis por tus imágenes con letras de hoy

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.