sábado, 19 de noviembre de 2011

El espino albar



"[...] De ella nació un rosal blanco,
de él nació un espino albar;
crece el uno, crece el otro,
los dos se van a juntar.
La reina, llena de envidia,
a ambos los mandó arrancar;
El zagal que los cortaba

no dejaba de llorar.
De ella naciera una garza,
de él un fuerte gavilán,

juntos se van por el cielo,
juntos se van a posar."
(Romance del Conde Olinos)

* * * * *
¡Por fin puedo publicar! Llevo varios días con problemas con el blog, no podía publicar entradas bien; al final he descubierto que se debía a un plug-in que tenía instalado: "Troll Emoticons". ¡Me estaban trolleando! Y tengo varias cosas publicables (decid esta palabra exagerando un acento catalán inventado, os reiréis) acumuladas. Bueno, solucionado el problema, vayamos al tema.
Desde principios de otoño podemos disfrutar de los frutos del espino albar (Crataegus monogyna). Esta mañana, por casualidad, en una caminata, me he encontrado, en un campo abandonado cercano a La Pulgosa, unos cuantos arbustos, no muy altos, pero repletos de rojos fructus crataegi.
Los frutos de este árbol o arbusto caducifolio son consumidos desde tiempos prehistóricos y la fructificación otoñal atrae innumerables especies de pájaros. Como el saúco, es planta de gentes celtas, ya que el majuelo representa el hogar de las hadas y es una puerta al mundo de los espíritus. Los frutos, que maduran en septiembre, permanecen en las ramas durante todo el invierno, y se les conoce como "majuelas" o "manzanitas de pastor". El espino albar o majuelo crece en laderas con herbazales anuales, formando setos intrincados en los claros y lindes de bosques, hasta los 1800 m de altitud. Gusta de los suelos frescos y arcillosos, nutritivos, aunque tolera los pobres y pedregosos. 
Folium crataegi
En la Península Ibérica contamos con varias especies de Crataegus, como C. acerolus, el acerolo, originario de Creta y cultivado desde tiempos remotos, también se cultiva en algunas zonas. En el sureste peninsular también aparece C. laciniata, de vellosas hojas; C. oxyacantha aparece en el  País Vasco y se hibrida con C. monogyna.
El espino albar es conocido por sus poderes curativos, regula la tensión arterial y se utilizan las flores para tratamientos del aparato circulatorio. Las hojas tiernas y las flores antes de abrirse son comestibles en una buena ensalada. Es antiespasmódico y tranquilizante y eficaz en caso de insomnio de origen nervioso. Los frutos se pueden tomar en infusión (no recuerdo si también se puede hacer mermelada con ellos, pero creo que sí) y tienen un elevado contenido en vitamina C.

14 comentarios:

  1. Creo que tiene bastante vitamina C o eso me ha dicho siempre un amigo aficionado a las plantas y las infusiones. En el campo pone una nota de color en tiempos otoñales.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Por aqui lo que tenemos es mucho Escaramujo, que también tiene mucha vitamina C.
    Saludos y nos alegramos que solventases los problemas de plugin.

    ResponderEliminar
  3. Hola Guillermo.
    Es verdad que te echábamos de menos desde hace días. Has sabido recuperar la situación, y ofrecernos una excelente entrada sobre una de las plantas más singulares de la Península.
    Un abrazo¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Ya llevabas una temporada teniendo problemas, cuando pinchaba en tu enlace yo no conseguía entrar y tenía que darle a reintentar para poder abrir tu blog. Me alegro de que lo solucionases.
    Los espinos son preciosos en primavera con sus flores y en verano otoño por sus frutos. Llevo tiempo intentando aclimatar estacas en el jardín o que me salgan de semillas, con bastantes fracasos. Eso sí, tengo un acerolo comprado en un vivero.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Guillermo!
    Esta especie además de dar color al otoño con su fruto, también lo da con sus hojas. Es uno de los arbustos mediterráneos que alimentan a nuestra fauna.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. ¡Al fin! Que bueno que viniste de nuevo Guillermo.
    Me gustan estos arbustos tan ramificados y el color otoñal de sus hojas y sus ramas cargadas de frutos. Otro detalle que me llama la atención por su belleza, es la gran cantidad de líquenes aferrados a las ramas y troncos donde domina la sombra, que le dan ese toque amarillento tan llamativo.
    Me alegra que de nuevo entres en este círculo de naturaleza pura.
    Sigue con tu buen hacer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Estás mexicano, eh Javi? jaja.
    Gracias a todos por vuestros comentarios, reconozco que alegra ver matorrales repletos de frutos en el monte, nos hace ver que la Naturaleza sigue adelante.

    ResponderEliminar
  8. Hola Guillermo! Qué alegría oirte!
    (A mí los diferentes editores también me llevan loca...)
    Me gusta especialmente este arbusto, con sus rojos frutitos que deben ser deliciosos... (los probaré la próxima vez)
    Muy buena información la tuya. Aquí lo llaman "cirerer de pastor" y a los frutos "cireretes de pastor" (cerezas en vez de manzanas...)
    Me gusta especialmente la cita introductoria, le da el contrapunto romántico a la botánica.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante! La verdad que de plantas tengo poca idea, estaré ojo avizor a ver si lo reconozco estos días.

    Me alegro de que vuelvas a publicar.
    Saluditos!

    ResponderEliminar
  10. Excelente arbolillo para las aves por cierto,,,mas de estos tendria que haber en los parques!
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
  11. Por aquí les llamamos "majoletas" y de niño yo las consumía hasta atiborrarme, las recolectaba por nuestra finca de los arbustos a los que llamamos "majoletos", así de fácil.Saludos

    ResponderEliminar
  12. Hola Guillermo,

    ¿En qué parte de los alrededores de La Pulgosa estaban esos espinos? Me gustaría acercarme y verlos con mi hijo.

    Muchas gracias de antemano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hari. Están cerca de la entrada frente a la gasolinera, en la Carretera de las Peñas (creo que se llama así). Están plantados pegados a una valla, conforme entras a La Pulgosa, a mano izquierda. Si tienes dificultades para encontrarlos, avísame y te puedo mandar un email con un mapa. De todas maneras, es una especie bastante común, es muy fácil de ver en torno al Júcar (en la antigua piscifactoría de Bolinches, en Valdeganga, hay muchos) y en las Sierras de Alcaraz y Segura. Ahora mismo creo que acaban de terminar la floración, aunque es posible que quede alguno florido.

      Saludos.

      Eliminar
  13. Muchísimas gracias. Mañana mismo me paso por allí y los busco.

    Saludos

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.