lunes, 4 de febrero de 2013

El espíritu de la primavera en la UA

    Estos días pasados, aparte del viento, el calor ha empezado a hacer de las suyas cerca del Mar. En Alicante, el viernes pasado (por poner un ejemplo) se alcanzaron 24ºC, nada que ver con las temperaturas que sentí este finde en Albacete. Ayer domingo por la mañana en Chinchilla, a la sombra había nada menos que -2ºC. En Horna y Pétrola, 4ºC, sobre las 11 am. 
    En el campus de la Universidad de Alicante, esta mañana, la pareja de ánades silbones europeos (Anas penelope) que lleva en el estanque desde hace unos días, seguía por allí. Los días pasados se mostraban bastante prudentes; cuando algún transeúnte alimentaba a los demás patos (azulones y patos domésticos), siempre permanecían alejados pero curiosos... Esta mañana sin embargo, ya se habían acostumbrado, intentaban llegar los primeros a las migas de pan que se les arrojaba, picando y gruñendo a los demás patos. 
Silbón europeo macho (Anas penelope)
La pareja de silbones europeos, el macho a la izquierda y la hembra a la derecha. 
    En las orillas del estanque, lavanderas blancas y cascadeñas se acercan a lavarse y beber, y los lúganos saben que su tiempo en nuestra zona se acaba y el instinto migratorio les empieza a empujar hacia el Norte. El sol y el calor parecen animar a los verdecillos a cantar, que hormonadísimos entonan sus melodías metálicas. En las ramas más altas de palmeras y árboles deshojados, muestran sus pechos amarillos mientras llenan el cielo mediterráneo de notas estridentes. 
Tsssssrrrrrrrrrsssssrsrsrsrsrsrsrsrsrsrsrsrsrsrsssssssss. Este es un precioso ejemplar de verdecillo (Serinus serinus) macho que dejó hacerse una sesión de fotos bastante decente. 
    La omnipresente abubilla (Upupa epops), que picotea en la hierba, bajo los algarrobos y olivos, se codea con pinzones y mirlos que también buscan insectos en la hierba. La "hierba" que en este parque/jardín mediterráneo (adaptado a la sequía) se compone de malvas, plantagos, Asteriscus maritimus, Fagonia cretica, algunas lavandas (Lavandula dentata) y muchas gramíneas. Estos céspedes cubren a grupos de pájaros, que a veces salen volando en bandada (sobre todo fringílidos) cuando se les molesta, lo cual hace que pasen casi siempre desapercibidos.
Upupa epops
Upupa epops
    Estos días son los días de cantar, de vestirse con los mejores plumajes y buscar pareja. Un canto seco como una minicarraca, ha despertado mi interés: un precioso macho de curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) daba un concierto sobre un olivo. Al pasar cerca, ha salido volando y he tenido que correr tras ella. Posada en un olmo, la curruca cantaba al sol de febrero. Me ha hecho mucha ilusión encontrarme con este sílvido que anillamos hace casi un año en el mismo sitio. El campus de la Universidad de Alicante es un buen lugar si se quiere pajarear en plan light. Aunque sé de más de uno que fliparía en colores con ver algunos de los pájaros que se ven aquí. Yo, por ejemplo.
Magnífico ejemplar macho de curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala)
A la curruca cabecinegra le gustan los matorrales espesos, como esta lavanda dentada, que se encuentra ahora en plena floración. En ellos se desenvuelve con agilidad extrema. Como se puede ver en la foto anterior, no duda en subirse a árboles despejados para entonar sus cantos. Este macho ha permanecido un rato junto a mí y mi amiga, para luego irse volando a un alto terebinto que también empieza a florecer.

8 comentarios:

  1. Que suerte tener todo eso en tu campus! Las fotos son maravillosas. Otra entrada fantastica, me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Buenas imágenes de los silbones. Ya no se llaman ánades silbones, ahora se llaman silbones europeos. Saludos.
    Antonio Manglano.

    ResponderEliminar
  3. Preciosas fotos!! esta época de transición es para mi la más mágica del año. Cuando los primeros reproductores se ponen manos a la obra y algunos invernantes no saben muy bien si poner huevos o volar al norte.

    Un abrazo!
    Fran

    ResponderEliminar
  4. digo lo mismo que Jessica, que suerte de Campus con tanta diversidad de aves , claro que seguro que hay quién no se ha dado ni cuenta de que existen. (esto mepasa con el río que tengo al cruzar al calle donde vivo, que tengo vecinos que solamente ven palomas y gorriones). En fin..
    La fotos muy buenas!!, Un Saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡Qué pasada de aves!! Será "pajarear en plan light" pero yo también he flipado, sobre todo con el verdecillo :)
    ¡Geniales las fotos, además!

    ResponderEliminar
  6. Buenas fotos, la curruca en percha preciosa y la ambientada entre lavanda me encanta.OK

    ResponderEliminar
  7. Has sacado muy guapos a los ÁNADES SILBONES (soy rebelde, no lo puedo evitar) y ese verdecillo que ya apostilla la presunta primavera con su voz chirriante y jovial. Que manera de alegrar los días con su canto.
    Una preciosa fotografía de la cabecinegra a la altura de las flores; una postura muy horizontal al lado de una gran amiga.
    Estás triunfando con tus fotos Guille. Y con lo demás.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. ;) Sigo disfrutando de mi paseo virtual y me topo con la abubilla de mis desvelos :D
    Llevo años oyéndolas, viéndolas en mi jardín, acechándolas con mi modesta cámara y... nada: ¡¡¡tienen un oído!!! cada año me vuelvo a emocionar y cada año me quedo con la frustración.
    Bueno, me consuelan los herrerillos, capuchinos, carboneros y algún petirrojo o pinsón.
    Repito: como estoy tan a gusto aquí, me vas a tener de visitante al dos por tres. :)

    ResponderEliminar

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.