martes, 12 de febrero de 2013

En la desembocadura del Segura

    El otro día, aprovechando que mi amigo Fran se había dejado caer por los Alicantes, Guille, él y yo nos dimos un voltio por Santa Pola y Guardamar. En Guardamar, fuimos a buscar negrones comunes, que Fran nunca había visto. Desde el coche, ya se veían gaviotas de diferentes especies y cormoranes, acompañados por las omnipresentes fochas.
Cormoranes grandes y gaviota patiamarilla.
Cormorán grande y gaviotas reidoras en el río Segura a su paso por Guardamar (Alicante).
    Nada más bajar del coche, poco antes de la zona donde el Segura y el Mediterráneo se abrazan, nos sobrevoló una pagaza piquirroja (Hydroprogne caspica), cosa que no nos esperábamos ninguno. Al ver que nos sobrevolaba algo charranoide, los tres salimos corriendo detrás para verlo bien. Era un bimbazo, qué preciosidad de animal. Volaba etéreo y se dejó fotografiar bastante bien.
Pagaza piquirroja (Hydroprogne caspica)
   Si bien se le puede ver en paso en el litoral mediterráneo ibérico, no suele ser muy común. Una cosa que yo no sabía, y es algo que he leído investigando sobre esta ave, es que su distribución es casi global. Todavía con plumaje invernal, y esto se sabe por el píleo jaspeado de negro, estuvo unos segundos cerca de nosotros y luego nos dejó continuar hasta la desembocadura del río. Allí un bando de casi 150 negrones comunes (Melanitta nigra) nos esperaba, justo en la línea donde las aguas del río, más claras (y sucias), y las del mar, oscuras, se juntan. Para mí no era la primera vez que veía un negrón, pero ¡tantísimos! Las gaviotas se cernían sobre ellos con mala uva y hacían picados, lo cual espantaba a los negrones y les hacían sumergirse. La verdad, no sé qué narices intentaban las gaviotas. Había muchísimas hembras, pero de vez en cuando avistábamos algún macho. Pocos metros hacia el interior del mar, mientras mirábamos con atención los negrones, empezó a pasar un grupo gigantesco de pardelas baleares (Puffinus mauretanicus) increíblemente denso, en dirección Norte. Atravesamos el puerto para llegar mejor a los negrones, y nos guarecimos detrás de un pequeño faro. El viento era tremendo, sin embargo, ni siquiera detrás del faro estábamos a salvo de su furia. Nos fuimos con el buen sabor de boca de la pagaza y los negrones, que no se habían movido de donde estaban, excepto dos veces que entraron y salieron dos barcos, y a pesar de los picados de las gaviotas. Pacientes, estos negrones invernantes.
Negrones comunes (Melanitta nigra)

13 comentarios:

  1. Me gustan tus dibujos y, me parece estupenda tu recomendación bibliográfica.
    ¿No has visto mi última tarabilla? Porque creo recordar que te gustaban. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, sí, acabo de verla, es preciosa la secuencia de despegue; también le he dado a seguir a tu blog. Saludos.

      Eliminar
  2. No consigo ver con claridad el autor de "Flores silvestres de Mediterráneo". Puedes proporcionármelo. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los autores son Marjorie Blamey y Christopher Grey Wilson. Está muy bien, a pesar de ser muy general, cuenta con las especies más importantes.
      Saludos.

      Eliminar
  3. De C. Grey Wilson , que es lo que quería comprobar, me dejaron uno en inglés que me gustó muchísimo.Creo que es el mismo que tu recomiendas, así que lo buscaré.
    Gracias por todo, también por incorporarte a "seguidores". Saludos

    ResponderEliminar
  4. Nos fuimos con buen sabor de boca por la pagaza, los negrones, y el bocadillo de tortilla ;)

    ResponderEliminar
  5. representativos dibujos, los pintas a plumilla in situ?

    ResponderEliminar
  6. Espectacular la perspectiva en el dibujo de los cormoranes ¡eres todo un artista! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sergio. Al pasarlos a ordenador (los fotografié con el móvil) pierden bastante calidad. Un saludo.

      Eliminar
  7. Menuda cifra de negrones, desde luego, no pasaron desapercibidos.
    La pagaza está muy guapa.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta leer tus entradas, aunque yo no tenga ni idea de la mayoría de cosas que cuentas... pero precisamente por eso, leyéndolas se aprende siempre un poquito.
    Preciosas como siempre esas aves, en fotos y en dibujos.

    ResponderEliminar

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.