miércoles, 12 de octubre de 2016

Volvió la lluvia a mojar la Sierra de Chinchilla

Un joven lagarto ocelado (Timon lepidus) se guarecía en el pinar. 
    Como pronosticaban los oráculos de AEMET, la lluvia llegó a la provincia de Albacete y a todo el centro peninsular. Esta mañana amaneció Chinchilla cubierta por una gigantesca nuble blanca y a mediodía ya comenzaban las gotas de maná a empapar la tierra sedienta tras la sequía de este verano, el cual nos ha obsequiado solamente con 3 ó 4 días de lluvia desde finales de mayo. Hoy se juntaban los astros: lluvia y 12 de octubre (vacaciones), así que no lo he dudado ni un solo segundo y, después de comer, cuando ya se había empapado algo la tierra y parecía que no caía más agua, he salido a pasear por la Sierra de Chinchilla. Hoy me he desviado mucho del sendero y me he metido en varias zonas, explorando, en busca de la fauna y flora de la Sierra. "Soy el cronista natural de este sitio", pensé. He prestado atención a olores, sonidos y movimientos. Empiezo a estar más atento estos días en caso de que aparezcan los primeros paseriformes invernantes, como el petirrojo (Erithacus rubecula) y el jilguero lúgano (Carduelis spinus), pero todavía no he visto ninguno por la zona. Las únicas aves que he visto/oído han sido: mito (Aegithalos caudatus), cogujada (Galerida sp.) y la paloma torcaz (Columba palumbus), y mamíferos, la liebre ibérica (Lepus granatensis). Ha estado mejor el grupo de los artrópodos, mucho más abundantes y visibles:
Cymindis lineola, identificado gracias a José Ignacio López Colón.
Oruga de Cucullia achilleae sobre Artemisia herba-alba (planta identificada por Pablo López Aracil).
Hembra de Mantis religiosa que se refugiaba bajo una gran piedra liquenosa.
    Hemos visto una zona repoblada por alguna empresa por la que suelo pasar a revisar las plantas en caso de que haya alguna ahogándose con el protector de rejilla (siempre se me escapa alguna) y nos ha sorprendido un romero en el que hemos encontrado varias especies de insectos:
Ninfa de mantis palo (Empusa pennata).
Gorgojos o curculiónidos rayados (Lixus anguinus) en pleno acto.
Saltamontes (Calliptamus italicus).
    Todas esas especies más algún escarabajo del romero (Chrysolina americana), de relucientes élitros rayados. Es impresionante la cantidad de especies de insectos que un solo arbusto de romero puede atraer.
    Después de inspeccionar más romeros, me he metido en un espartal, donde he observado líquenes de diversas especies, flores secas de plantas parásitas (Orobanche) y la típica vegetación de la zona tras un duro verano. Escribiendo estas líneas, oigo el agua caer al tejado y me lleno de alegría. Aún tiene que llover más. Por suerte, las pocas encinas que quedan en la Sierra están cargadas de bellotas, así que podremos empezar pronto las tareas de plantación con ARBA Albacete.
Quercus rotundifolia
    En muchas de las bellotas había pulgones y, granjeándolas, la hormiga Crematogaster scutellaris.
Crematogaster scutellaris
    He recogido algunas bellotas verdes y frutos de rosal silvestre, y después ha empezado a llover con fuerza. Una nube ha entrado por la vertiente sureste de la Sierra y ha comenzado a internarse en el pinar, así que hemos decidido poner fin a la excursión. Pronto aparecerán las primeras setas y yo iré cámara en mano para identificarlas y aprender más sobre ellas.

1 comentario:

  1. Habéis tenido mucha suerte al recibir la visita de la lluvia en esas fechas. Por aquí, muy al contrario de lo que suele ocurrir, no se ha presentado con fundamento hasta ayer.
    Veo con agrado que tu salida después del chaparrón, fue muy productiva y te trajiste buenas y variadas imágenes con las que ilustrar esta crónica sensacional que vas desgranando en tus entradas. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.