domingo, 19 de diciembre de 2010

La hiedra

La hiedra (Hedera helix) es una planta trepadora leñosa, perenne, que cuenta con raíces adherentes y que, al contrario de lo que la gente piensa, no quitan energía a los árboles ni los consumen. Estas raíces tampoco causan estragos en los muros, es más, incluso los protegen del deterioro. La hiedra es la única planta de nuestras latitudes que trepa mediante sus raíces, y lo hace sobre el suelo, aunque normalmente escala a lo largo de un soporte; en los ejemplares de edad avanzada, las ramas abandonan el soporte y crecen libremente. En la foto de la izquierda, podemos observar una hiedra sobre un tronco de uno de los pinos del Parque de Albacete y aquí es cuando nos damos cuenta de las medidas que pueden alcanzar estas araliáceas. Las hojas de esta especie son coriáceas, verde oscuro y lustrosas por el haz. Éstas tienen formas muy variadas: en los lugares sombreados, las hojas inferiores presentan entre tres y cinco lóbulos y tienen la base acorazonada, con nerviación blanquecina. Las hojas superiores son romboidales o elípticas, de color verde mate y algo más claras. Las flores se agrupan en umbelas sencillas, verde claro, y cada una presenta cinco pétalos y cinco estambres. Las florecillas, que atraen a los insectos, suelen aparecer en verano. El fruto es esférico y del tamaño de un guisante o de un arándano, negro azulado, venenoso. Maduran al año siguiente. Encontramos hiedras en casi todos los bosques más o menos húmedos, sobre todo si hay un río o riachuelo cerca. Les gustan los robledales y los árboles viejos, las umbrías. Prefiere los terrenos calcáreos y climas suaves, aunque, si os digo la verdad, con el clima bestial súper variable de Albacete, aquí se hacen enormes y no tienen ningún problema para echar frutos. Además, su facilidad para reproducirse mediante esquejes las hacen muy queridas por los jardineros para cubrir paredes o pérgolas.
En nuestra ciudad podemos encontrar hiedras en muchos sitios: en el omnipresente Parque de Abelardo Sánchez, en casas de la calle Simón Abril, etc.
Hojas superiores de una hiedra, en el Parque.
Hiedra trepando a la entrada del Museo Provincial de Albacete, en el Parque también.

3 comentarios:

  1. Y como contrapunto, sirven para aislar edificios térmicamente,dando un frescor agradable en verano, y un valor estético al edificio por el que trepa...
    Un saludo¡¡

    ResponderEliminar
  2. Exactamente, Javier.
    Lo de estético, por supuesto, eso siempre. No sé si has estado en Madrid y has visto un edificio que hay (creo que es la Caixa o algo así) que está cubierto de plantas, arquitectura verde. Queda genial.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Has elegido una planta muy elegante que, en conjunto con la roca caliza, recrean un marco indiscutible de belleza. Hay cuevas con estas plantas que son elegidas por multitud de aves para ocultarse, entre ellas, el búho real.
    En Pastriz Zaragoza hay un caserón solariego con la fachada cubierta por la hiedra. Es espectacular.
    Mira el enlace.
    http://www.panoramio.com/photo/10912685

    Me ha gustado la entrada y la entrañable planta.

    Saludos.

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.