domingo, 3 de julio de 2011

Flamencos en Horna

Estos flamencos rosas (Phoenicopterus roseus) se codeaban con fochas, cigüeñuelas, anátidas e incluso con una malvasía cabeciblanca (Oxyura leucocephala) algo tímida, que se escondía entre los carrizos. La laguna está en Horna, Chinchilla de Montearagón, lugar conocido por los aficionados a la ornitología. Dicen que hay tarros blancos, pero yo, con haber visto una malvasía cabeciblanca, me siento realizado. Una lástima (o no) que sean tan tímidas, porque en cuanto se sintió observada, se sumergió.




7 comentarios:

  1. Nunca he tenido la oportunidad de ver flamencos en libertad, son muy llamativos.
    Cuántas aves para poderlas ver.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Guillermo!
    He venido a visitar tu blog referenciado en el de Javier 16
    Son unas preciosas fotos las que expones y mejor que estas aves sean un poco tímidas y se escondan, pues así se protegen ellas mismas. Bueno, para vuestra observación y trabajo quizás no sea tan positivo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Me has recordado a mi primera visión de una malvasía. Es la gran ventaja que tenemos los naturalistas, no perdemos esa capacidad de ilusionarnos.

    ¡Ah! Y preciosos flamencos, también fueron memorables.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Podías haber dibujado la malvasía o, haber fotografiado el encuadre donde se sumergió, así, podríamos haber utilizado la imaginación; jeje.
    Qué suerte tienes con lo que te queda por ver. Da gusto verte alucinar con las aves.
    Los flamencos están estupendos, unas aves para mirar durante largo rato.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Javi, me has leído la mente. Tenía pensado alargar la entrada e incluso añadir algún dibujo (es lo que siempre pienso, pero con los estudios no me daba tiempo a dibujar), pero tuve que irme a hacer la preinscripción en la universidad, así que no hubo tiempo, pero sí dibujé una malvasía super sexi mientras estaba en la playa, luego la pondré. Espero que no te hayas frito todavía, aunque estos días se está bien.
    Un saludo enorme.

    ResponderEliminar
  6. Hola Guillermo, me encantan los flamencos. En una ocasión tuve la suerte de vivir la experiencia de ver como alzaba el vuelo una bandada de ellos, era increíble de bonito el color rosa ondulante en el cielo...
    Quizá las conozcas, cuando te vengas p'Alicante, no dejes de visitar las salinas de Santa Pola.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Transi. Sí he estado, al menos de paso con el coche, en las salinas de Santa Pola. Allí vi las únicas avocetas que he visto hasta ahora. Un saludo.

    ResponderEliminar

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.