martes, 6 de marzo de 2012

En busca del camachuelo trompetero

El otro día fuimos en busca de los camachuelos trompeteros (Bucanetes githagineus) que, se sabe, se instalan para anidar por estas fechas cerca de Jijona y del río Monnegre (Alicante) desde hace unos años. Como todo el mundo mundial sabe, el camachuelo trompetero es un pájaro norteafricano que lleva paseándose por el Sureste Ibérico desde los años setenta e incluso ha llegado ya al Delta del Ebro, desplazándose hacia el Norte por la Costa Mediterránea Ibérica. Dicen que ha llegado a nuestro país debido a la subida de las temperaturas y a la desertificación extrema de algunas zonas de nuestro territorio, ya que su hábitat natural es el desierto, los roquedos áridos y las estepas; y a juzgar por el paisaje donde se supone que anidan, una serie de precipicios, cortados y roquedos de yesos geniales al más puro estilo marroquí, la verdad es que parece el hábitat perfecto para el Bucanetes.

Estuvimos esperando un rato a que aparecieran, pero nada. Mientras aguardábamos su llegada, un grupo pequeño de una especie introducida en España (también desde los años 70), el arruí (Ammotragus lervia), apareció en una cumbre cercana. Pudimos avistar tres individuos que nos miraban desde las alturas con curiosidad, con su característica mirada caprina. El arruí se introdujo en España en 1970, en Sierra Espuña (Murcia), para abastecer la demanda cinegética (¡qué hambre debían de tener los españolitos!), y en La Palma, donde se han extendido por la Caldera de Taburiente, poniendo en peligro la flora endémica. Es un extraño sentimiento el que noto cuando veo uno de estos animales: el bicho mola, pero no mola que esté aquí.
Beeeeh.
De todas maneras, ahí estaban los animales, ramoneando globularias y brezos, tan tranquilas. Las dejamos atrás (por no decir abajo, porque empezamos a subir una ladera tan vertical, que de vertical estaba al revés) y allí nos sentamos para observar mejor la llegada de los camachuelos, entre sedums, globularias y más brezos.
No, no babeéis más. Al final no aparecieron, pero ¡qué bien se estaba allí arriba, en las alturas, observando el frío mundo a nuestros pies! En esos momentos, rodeado de naturaleza salvaje, escuchando las risotadas del pito real, uno se cuestiona muchas cosas del mundo en que vivimos; pero no había tiempo para lamentaciones, ni para dormir bajo el cálido sol mediterráneo del primero de marzo, había que aprovechar de la compañía, de las risas, las bromas y las alegrías, mientras una paloma zurita (o una torcaz) surcaba el aire justo delante de nosotros. Al final nos quedamos con ganas de verlos, pero no perdimos la tarde. El campo nunca defrauda, siempre hay algo que ver, algo nuevo que conocer, algo que comprender.
   A nuestro alrededor, en la cumbre, crecían globularias (Globularia alypum), una planta tóxica originaria del Mediterráneo que coloniza terrenos áridos; Sedum sediforme, suculenta que crece en zonas soleadas y que abunda por estas tierras del Este, el omnipresente Brachypodium y pinos carrascos.
Globularia alypum
Para los que se hayan quedado con ganas de ver un camachuelo trompetero, es más o menos como lo que sale en la foto inferior.
Es un intento, pero así podréis haceros la idea. Obviamente, el colorcillo rojo del pico y la cara descubre su identidad: es un macho con plumaje nupcial (en verano). El resto del año, es decir, cuando no se les ve, tienen colores más apagados, pardogrisáceos. El canto es reconocible en la distancia, por algo se llama "trompetero", es como un pitido extraño; la verdad es que no recuerda a un pájaro de los de toda la vida.
Así que... bueno, sin camachuelos quedamos, pero con buenas experiencias camperas terminamos. Ya habrá tiempo para verlos más adelante. Pienso que por culpa del invierno tan seco y frío que hemos tenido, los pobres no han tenido ganas ni de empezar a anidar, y como todavía hiela por la noche... Cuando haya más alimento y suban las temperaturas, acudiremos en su busca, y entonces os contaré... pero esa vez no habrá dibujos.


18 comentarios:

  1. Pues nada, a esperar. Buenas fotos,Guillermo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Guille!
    (Por fin te he puesto cara, anillando pajarillos, en la anterior entrada; por cierto una vez participé en un anillamiento y fue genial, imagino que disfrutarías mucho...)
    Hace unos años estuve recorriendo parte del barranc de Monnegre... Y me resultó muy sorprendente el paisaje... Yesos, margas, arcillas, pequeñas y profundas carcavas... Ahora ya sé que además, con un poco de suerte podré ver a los camachuelos. Gracias por la información!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Nononono, Transi, ese no soy yo, es un amigo que se llama igual que yo! Nos gustan las mismas cosas y ellos me están paseando por la Naturaleza Alicantina.
      Gracias por el comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  3. acabo de conocer tu blog. Me está encantando. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar
  4. No te apures Guillermo, ya caerá el camachuelo tarde o temprano.
    Por lo menos, y, sin desmerecer, ha caído el buen dibujo que le has hecho.
    Bueno, quizá el tema del camachuelo vaya por capítulos y este sea el primero, esperaremos impacientemente.
    Por lo menos, como dices, el paseo te lo llevas por delante. Esto es el día a día, paciencia que llegará.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Sé que te dejé comentario, lo sé y, lo que mas me irrita es que rajé bastante. Ahora tengo que repetir la historia o hacer una nueva. Quizá metí el comentario y no inserté las malditas letras clave, en fin, da igual.

    Siento que no hayas visto al camachuelo trompetero, da igual, el caso es que tienes otra escusa para volver a intentarlo. Seguro que la próxima vez ves otras especies diferentes y alucinas otro rato más. Lo positivo del tema es que al no fotografiar al camachuelo, has tenido que ponerte a trabajar en un estupendo dibujo que de otra manera no hubieras hecho.
    Espero que en este fin de semana hayas trincado más viruta para postear.

    Abrazos y ánimo Guille.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, Javi, vi tu otro comentario, pero no sé qué ha pasado con él, y no entiendo bien lo que dices en el primer párrafo. ¿No aparecía tu comentario tras darle a Publicar? De todas maneras, lo del camachuelo trompetero es lo de menos. No sólo vimos arruís y plantas que no conocía, también fuimos a buscar lirones caretos y avistamos algún que otro roquero. Y aunque se entrevea, la compañía fue lo mejor.

      Este finde no, pero el que viene... ya lo verás ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
    2. AH! entonces no me estoy volviendo loco jajajajajajja...lo envié si, lo enviéeeeeee...
      Voy a tomarme la medicación...

      Abrazos (ya estoy mejor...)

      Eliminar
    3. Ayyyy el Tío Javi y su medicación... Lo que yo me pregunto es: ¿dónde está ese comentario enviado que ya no aparece? Mi blog me da miedo.

      Eliminar
    4. ¡¡Javi!! He mirado en la cola de Spam, y ahí estaba tu comentario!

      Eliminar
    5. Hola :)
      Te escribo así en responder porque dejé un comentario ayer y no sé si te habrá salido como spam... saludos!!
      Rosa.

      Eliminar
    6. Hola Rosa. El comentario lo dejaste, pero sólo los comentarios que se dejan en la misma semana del post aparecen, cuando pasa ese lapso de tiempo, los tengo que moderar. Lo tengo puesto así en las opciones del blog. Me alegro de que te transportase lejos de los exámenes, ya veremos cuando lleguen los míos...
      Un saludo :)

      Eliminar
  6. ¡Qué pasada de entrada, Guillermo!
    Por un momento me has transportado muy lejos de los exámenes, de la pantalla del ordenador, de los seis días de madrugar, atragantarme con el desayuno y coger autobuses que me esperan otra vez. Yo también me hubiera cuestionado muchas cosas ahí arriba...bueno, aunque lo más seguro es que no llegue tan lejos y me acabe despeñando por un precipicio XDD
    El paisaje no puede ser más bonito.
    ¡Abrazos!
    Rosa.

    ResponderEliminar
  7. Mucha suerte con los tuyos :)
    ¡Saludos!
    Rosa.

    ResponderEliminar
  8. Hola Guillermo,
    llevo unos días leyendo tu blog, y simplemente quería decir que me alegra encontrar gente tan apasionada por la naturaleza, ya que a mi me ocurre lo mismo desde muy pequeño jajaja.

    Me gustaría que me facilitases un correo electrónico para consultarte un tema, si pudiera ser.

    Un saludo,
    Jesús Rincón

    www.trasloscristales.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús. Gracias por tu comentario, la verdad es que diría que la Naturaleza es mi vida y siempre lo ha sido.
      Puedes escribirme a gui.sauco@gmail.com, para cualquier cosa.

      Un saludo.
      G

      Eliminar
  9. Unos paisajes preciosos y es que la mayoría de las veces la belleza del camino cuando se busca algo ya vale la pena por sí mismo, saludos desde la Subbética

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.