jueves, 28 de enero de 2016

Microcosmos en el patio (II)

Esta es la segunda parte de Microcosmos en el patio.
Chupaleches (Iphiclides podalirius), en la budleya.
    Por lo general, para el patio, he intentado elegir plantas que, aparte de ser agradables a la vista y al olfato, tengan la capacidad de atraer también insectos y otros animales para poder observarlos bien y de paso ofrecerles algo que necesiten, como alimento y refugio. Sin duda alguna, las flores que más variedad de animales atraen son las de Buddleja davidii, a pesar de su carácter alóctono y ligeramente invasor.
Arriba: Iphiclides podalirius;
Abajo: Argynnis pandora
13.08.2015 Jess salió al patio a mediodía y se sorprendió con la visita de una pandora (Argynnis pandora) y una chupaleches a la vez en la budleya. Por algo también se le llama arbusto de las mariposas. La pandora no era la primera vez que visitaba el patio, pero nunca se había dejado fotografiar tan cerca y mucho menos había coincidido con una chupaleches en la misma planta, que nosotros hayamos observado. La pandora es una mariposa bastante abundante en Chinchilla, especialmente entre mayo y agosto. Son fáciles de observar en herbazales con abundantes flores y en el monte. Se supone que las orugas se alimentan de violetas Viola sp. pero este género de plantas, que yo sepa, no crece de forma silvestre en los campos de la zona, así que deben de alimentarse de las violetas que la gente planta en sus patios y jardines o quizá tengan otra planta nutricia. En el patio también hay violetas, así que prestaré atención por si observo alguna larva de Argynnis pandora, sólo entonces podré asegurar que utilizan las violetas ornamentales para alimentarse. Por otra parte, la chupaleches no es difícil de observar, siendo la principal planta nutricia de su oruga el almendro (Prunus dulcis), que es uno de los prunos más abundantes de la zona. Recuerdo una vez que tuve unas orugas de gran pavón nocturno (Saturnia pyri) a las que alimentaba con hojas de almendro, entre cuyas ramas apareció una larva de chupaleches, que me sorprendió porque, al verse ella también sorprendida por mí, extendió su osmeterium y bueno, el olor que liberó esa estructura amarillenta en su cabeza es inolvidable.
    Bajo la budleya, hay una maceta con menta que adquirí hace años y siempre florece. Este verano, aparte de alguna abeja Amegilla que se encariñó con ella, la protagonista fue sin duda otra mariposilla, la común pero desconocida Choreutis nemorana, cuya larva se alimenta de las hojas de higuera. Hubo varios ejemplares adultos que hicieron de las flores de la menta su hogar durante varias semanas.
Choreutis nemorana, sobre flores de Mentha x piperita.
    No solamente hemos observado esta pequeña polilla en el patio. Una noche, como muchas otras, cogimos nuestros frontales y miramos varios rincones oscuros, entre ellos la copa del saúco, el cual ocupa gran parte del patio. En sus hojas, descubrimos un pequeño universo la mar de interesante. La luz del farol había atraído una polilla que me identificó Xisco Truyols. Era un precioso ejemplar de Hecatera dysodea. Yo no la conocía. Sus larvas se alimentan de lechugas (silvestres y cultivadas) y, por lo visto, no es difícil de observar.
Hecatera dysodea. 6.7.2015
    Pero hagamos que sea de día otra vez. Recuerdo un día que habían venido nuestros amigos a casa. De hecho, fue el mismo día que fuimos al Charco Azul. Mientras Alex cocinaba un riquísimo arroz con bogavante, en el patio encontré una blanquita de la col (Pieris rapae) descansando sobre las jaras.
Pieris rapae. 18.7.2015
    Otro grupo cercano que también usa el patio es el de los dípteros, aunque las especies por lo general son menos asiduas que los lepidópteros e himenópteros, aparte de los mosquitos. 06.07.2015 A la sombra, en la pared norte del patio, descubrí a la pequeña Petrorossia letho, un bombílido.
Petrorossia letho. 6.7.2015
    Un día especialmente caluroso, encharqué el patio a propósito, porque el agua atrae también muchos animalitos. Por fin pude ver la mosca tigre (Eristalinus taeniops) de estriados ojos, aunque duró poco la observación, lo mínimo para verla y fotografiarla. Por desgracia, no se observan claramente sus ojos rayados, aunque haciendo click aquí podéis ver una toma fantástica de la cabeza de una mosca tigre.
Eristalinus taeniops. 10.7.2015
    Con tanto bullicio entomológico, no es de extrañar que más de uno se relama...
Tarentola mauritanica

11 comentarios:

  1. Como me gustan tus entradas, super bien explicadas y concisas, sigue asi ;) saludos compi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fanny, me alegro mucho de que te gusten. Un saludo :)

      Eliminar
  2. Cualquier lugar es bueno para hacer fotos bonitas.. Un saludito desde Madrid

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí. Pasamos muchas cosas por alto en realidad y hay que fijarse mejor. Un saludo y gracias por pasar.

      Eliminar
  3. Ohhhh que bonito blog tienes, gracias por dejar comentario en el mio,y me hago seguidora de tu blog, vendré más veces...me ha gustado mucho.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti por pasarte, también me hice seguidor tuyo :)
      ¡Saludos!

      Eliminar
  4. Genial, Guillermo, se aprende mucho en tu blog,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Ignacio, contigo sí que se aprende de verdad.

      Eliminar
  5. Hola Guillermo, tienes un blog precioso y las fotos son espectaculares y me encanta que una persona tan joven ame la naturaleza, un abrazo. Y por supuesto yo también me quedo en este rincón maravilloso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, Lola. Me alegro mucho de verte por aquí. Me gusta que te guste, espero verte más. Un saludo.

      Eliminar
  6. ¡Anda qué patio! Me encantan este tipo de entradas en las que nos demuestras que estamos rodeados de vida y, a pesar de los pesares, insertos en la naturaleza y que, basta observar con paciencia, para descubrirlo y disfrutarlo.

    ResponderEliminar

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.