sábado, 22 de enero de 2011

La culebra bastarda y sus ideas




Este bello ejemplar joven de culebra bastarda o de Montpellier (Malpolon monspessulanus) tuvo la grandísima idea de meterse a hibernar en el peor sitio que podía elegir. Bueno, tal vez no el peor, pero sí en un mal sitio. La pobre en cuestión se había colado en una enorme tinaja de una vecina del pueblo y, a pesar de que no le daba asco, no le hacía ilusión tenerla ahí, por eso me llamó. Pero claro, ¿qué íbamos a hacer? ¿Dejarla ahí?
La culebra bastarda, al notar que bajaba la temperatura, sin duda se puso en acción: buscó un lugar seguro para hibernar. Cualquiera encuentra aquí un sitio seguro, pensó, al ver la DESTRUCCIÓN de la rambla del Cañaveral. Pero allí había un agujero, en aquel gran jarrón. Muchos animales, en descuidos, se cuelan en lugares de los que no se puede salir jamás. Y ahí que me llamaron a mí para sacar al pobre ofidio. Costó lo suyo, porque la tinaja era grande, y tuve que sacarla con una rama de ciprés seco. Metí la cabeza en la tinaja y noté que la temperatura era unos grados superior a la que había en el exterior. Ahí estaba la muchacha, enrollada y con los ojos cerrados, tanto como una serpiente puede cerrarlos. Metí la rama y la rocé. Entonces, se despertó y silbó, pero no atacó. La moví un poco e intentó salir, pero se escurría al fondo. Cuando al fin la saqué, la pobre serpiente, que no hacía más que silbar y sisear, se vio con la cabeza entre mis dedos, de forma que no hubiera accidentes indeseados. Nada, la pobre no mordía, no tenía fuerza en sus musculillos endurecidos por el frío. Cuando la vi, toda cansada, con ese cuerpo delgado y medio congelado, me acordé de muchas serpientes que murieron en la carretera, al tumbarse en el asfalto caliente. Esta serpiente, sin embargo, viviría. No en la tinaja, sino en mi balcón, hibernando, hasta que llegue el calor primaveral de nuevo. ¿Qué podía hacer? ¿Soltarla en el campo, que no encontrase la pobre un lugar donde terminar el invierno y que muriera? Discúlpenme, pero como pueblo ibérico que somos no debemos permitir que reptiles como la culebra bastarda desaparezcan de nuestros campos, por mucho que algunos quieran, ya sea matándolas una a una o construyendo parques infantiles en medio del campo (Y NO MIRO A NADIE). Creo haber hecho lo correcto. Ya os contaré cómo le va cuando la libere y serpentee libre por el campo.
Para quien se lo esté preguntando, le respondo: sí, la culebra bastarda es un reptil venenoso y agresivo. Sin embargo, para que inocule el veneno, habría que meterle el dedo en la boca hasta el fondo y la verdad, no soy de los que van metiendo el dedo en todo lo que ven. Esto pasa porque los colmillos del veneno se encuentran en el final de la mandíbula y, aun así, el veneno no es muy potente, al menos para un humano sano, sexy y guapo como yo.
Como se ve en la foto, está mudando. Poniéndose to reshu para la primavera.

10 comentarios:

  1. Uouoo Guille qué valor tienes para adoptarla jaja :P y espero que esté bien aunque contigo cualquier animal está en buenas manos ^^

    ResponderEliminar
  2. Muy detallado tu primer encuentro con la serpiente :),y creo que ha caido en buenas manos al pensar en esconderse en esa tinaja jaja esperemos a ver como llega a la primavera :D
    Besitos
    Pd:si,creo que no conseguira envenenarte Jajajaja

    ResponderEliminar
  3. madremiaaa guillee q chulaa la culebraaa ^^
    menudosss ojosss tieneeee !!! =) seguro q la cuidarasss genialLL =) =)

    ResponderEliminar
  4. Joo Guii me gusta muucho tu culeeebrita:) jajaja aaah me encantan la totuguiiitas! jaja
    un besin:)
    Lor

    ResponderEliminar
  5. tu musica de esto es taaaaaaaaaaaaaaaan relajada

    (L)

    ResponderEliminar
  6. Si llega a estar en la tinaja en primavera y con más de dos metros de longitud, igual te llevas puesta. Menuda leche tienen las tipas.
    Yo sólo las he visto de pasada, a una velocidad de vértigo entre las hierbas de los ribazos o zonas con espesa cobertura vegetal. Lo que has hecho con la complicidad positiva de la vecina está de cine. Creo que es buena idea aguardarla en calma hasta la primavera, ya que es un ejemplar joven y podría ser presa fácil de cualquier predador.

    Saludos Guille.

    ResponderEliminar
  7. Hola Javi. Ya tenía hambre de un comentario tuyo. No sé si te has dado cuenta de que el post, aun hablando de la culebra, también tiene un doble sentido: se están cargando el campo los graciosillos de los políticos... Ya te contaré.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Bestial Guillermo.
    He estado viendo tu blog y es fantástico. No sabría decir qué me gusta más. La culebra bastarda es apasionante. Por aquí se aprecia también el declive de estos increíbles animales. Sería muy largo de explicar, pero todos los factores confluyen en contra de reptiles y anfibios.
    Un abrazo grande y de nuevo felicidades por tu gran trabajo de divulgación.

    ResponderEliminar
  9. Muy chula la entrada, y a ver que "gracias" a la crisis no os destrocen mucho el campo, que ahora la gente ya no esta para comprar tantos pisos y tan caros y ya no sale tan rentable el negocio.

    Sergio

    ResponderEliminar

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.