martes, 25 de enero de 2011

El Pleno consiguió desbloquear las obras de la Rambla del Cañaveral


Chinchilla de Montearagón.
Fuente: La Tribuna de Albacete. 15-1-2011
E. F.
Tras una intensa sesión, el acuerdo para cambiar el agente urbanizador del proyecto se aprobó con los votos a favor del PSOE e IU y la abstención del PP y la concejal no adscrita

El Ayuntamiento de Chinchilla de Montearagón aprobó ayer (14 de enero), en un Pleno extraordinario, el cambio de agente urbanizador en el área de reparto número cinco de su Plan de Ordenación.
Esta medida significa que cerca de 150 familias, en su mayor parte del propio pueblo, podrán respirar tranquilas, porque se desbloquea la urbanización de la llamada Rambla del Cañaveral.
El proyecto estaba bloqueado desde diciembre de 2009, por orden del Consejo de Ministros. El motivo, la ocupación de parte de un barranco incluido en una zona de dominio público hidráulico.
Tras el Pleno de ayer, la firma AUNO se retira y será Eiffage quien acabe las obras. La medida salió adelante con el ‘sí’ de PSOE e IU y la abstención del PP y de la concejal no adscrita, Llanos López.


La sesión plenaria fue corta, de algo menos de una hora, pero especialmente intensa. En el fragor del debate, el alcalde, Daniel Ballesteros, llegó a amenazar con la expulsión al popular Juan Picazo.
El otro momento difícil del pleno fue cuando la edil no adscrita pidió al secretario que contestase, con un simple «sí o no» si ciertos aspectos del acuerdo eran conformes, o no, a la Lotau.
El pleno comenzó sobre la una y media del mediodía. Desde el primer momento, ya hubo roces entre Ballesteros y Picazo. El primero, referido al acta del pleno de 7 de julio de 2010.
El motivo de esta primera escaramuza fue si Ballesteros había dicho, o no, ciertas expresiones que constaban en el acta del pleno. Tras el primer amago de discusión, el alcalde entró en materia.
Ballesteros expuso que el cambio de agente urbanizador se hacía bajo ciertas condiciones, como la restauración de la Calle Virgen de las Nieves y ciertas garantías por parte de las empresas.
«El agente urbanizador saliente, AUNO, mantendrá las garantías que comprometió -afirmó- y, al mismo tiempo, Eiffage establecerá las suyas, conforme a lo dispuesto en la ley».
El alcalde subrayó que, llegados a este punto, sólo había dos caminos. O el acuerdo, o proceder contra AUNO, hacerlo cesar como agente urbanizador, y embarcarse en «años y años» de pleitos.
Si salía adelante el acuerdo, este se plasmaría en un convenio, que se firmaría con Eiffage. Pero el secretario, en su informe, señaló que varios aspectos del acuerdo no concordaban con la ley.
Fue a raíz de dicho informe cuando la concejal no adscrita pidió al funcionario que confirmase si el convenio cumplía la Lotau en su totalidad, a lo que el funcionario contestó que no.
Otro aspecto que resultó especialmente polémico fue el compromiso, por parte del Ayuntamiento, de comprar terrenos por valor de 500.000 euros. El PP fue el grupo más crítico en este aspecto.
Tanto el portavoz, Pedro Luis Medina, como el concejal Juan Picazo insistieron en que la subrogación de un agente urbanizador debía hacerse «total y sin ninguna condición».
Picazo llegó a señalar que su grupo había negociado con Eiffage, la madrugada anterior, para que se dejase en suspenso esa compra de terrenos, atribuyéndose el mérito de dicha gestión.
Esa afirmación, unida a otras alusiones sobre otras polémicas urbanísticas y a la dimisión del anterior alcalde, provocó un fuerte enfrentamiento verbal entre Picazo y Ballesteros.
Cuando ya parecía que el acuerdo podía descarrilar de nuevo, el concejal de IU, Antonio Cola, cortó el debate autoconcediéndose la palabra.
«Hemos tenido que hacer de la necesidad virtud», afirmó, para a continuación argumentar que, gracias al esfuerzo de todos, gobierno y oposición, se había llegado casi al único acuerdo posible.
La apelación de Cola fue refrendada con aplausos del público, formado en su mayoría por afectados. Tras la votación y aprobación del único punto del orden del día, se levantó la sesión.
Foto extraída de Internet
Vergüenza ajena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.