Feliz año a todos

Bueno, aun llevando tres días de 2011, os deseo un feliz comienzo de año a todos. No he podido conectarme antes porque he estado en mi pueblo y, cuando volví, descubrí que los de Timofónica me habían desconectado la línea ADSL (el Internés, vamos) por error (o tal vez no) y han tardado lo suyo en arreglar todo esto...

El otro día di un paseillo con unos amigos por la Sierra del Segura, aquí en el Sur de Albacete y estaba todo precioso. Yo iba sentado en el coche mirando hacia las cumbres y los riscos, en busca de ese misterioso y conocido animal que es la cabra montés cuando, de repente, en el borde de un peñasco, divisé un macho joven. Estaba lejísimos, pero lo vi, aquí está la prueba:
Siento la mala calidad de imagen, es que utilicé el superzoom, y ya sabéis que los zooms normalmente estropean un poco la imagen.

Como podemos ver, se trata de un macho jovencillo, la cuerna todavía no es gigantesca y el mechón de pelo de la cara característicos de los viejos machos todavía no se vislumbra.

Mis amigos se quedaron flipando de que consiguiera ver al animal, estando este lo lejos que estaba, y el coche en movimiento, pero lo cierto es que yo iba mirando a propósito, porque sabía que unos ojos inteligentes y ambarinos de cabra montesa contemplaban el roquedo por donde transcurría la carretera...

En las cumbres de la sierra todavía hay nieve. Todavía hay y habrá, hasta que los deshielos primaverales conviertan la blanca nieve en cristalinos riachuelos veloces que se despeñarán por los senderos hasta morir en algún río montaraz.

Y en esta nieve, las huellas de las propias cabras y de córvidos, como la urraca, quedan impresas:

Aquel día, la Tierra se despertó pesadamente, como si todavía siguieran dormidas algunas zonas. La niebla lo cubría todo a lo lejos y en el fondo de los precipicios todavía había nubecillas juguetonas.

A pesar de la nieve y el frío, muchas plantas siguen viviendo su vida, desarrollándose, como algunas florecillas blancas que fotografié en una ladera gracias a mis amigos, que las descubrieron. Eran pequeñas margaritas de corto tallo que, vergonzosas, asomaban entre la hierba, tal vez a la espera de que algún pequeño insecto despertado por el calor solar fuese a polinizarlas. Mientras moneaba por ahí, un burro blanco y lanudo me miraba con cara sabia.

Comentarios

  1. Buena escapada y buena vista Guillermo. Feliz 2011.

    ResponderEliminar
  2. Aish me encanta como escribes, Timofónica? xD que bueno, no sabia que hubiese nevado :) aunque prefiero que no nieva.

    En fin, feliz año ;)

    ResponderEliminar
  3. Los de las compañías telefonicas haciendo de las suyas, para variar. A mi me tienen en intermitencia desde hace más de un mes.
    Será cuestión de pagarles un euro sí y otro no.
    Curiosa cabra que se asoma al ventanal de roca. Estos animales me tienen intrigado, hay días que se dejan ver sin problemas y otros que parece que nunca han estado en las cumbres de la sierra.
    ¡Ah! Feliz año nuevo. Y muchas futuras entradas.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, muy buena explicación en este post, y buenísima la foto de la cabra montesa y esa puesta de sol...
    Feliz año¡

    ResponderEliminar
  5. Jesús: ya he tenido varios líos con los de Timofónica y al final, lo acaban haciendo bien, después de haber mareado la perdíz durante largo tiempo... Y lo de las cabras, a mí me encanta cuando miran, como atontadas de repente, fijamente. Feliz Año a ti también.

    Javier: Gracias, por tu comentario, feliz año a ti también!

    ResponderEliminar
  6. Es una escultura natural de nuestras cumbres. Que preciosidad la cabra montés y que estampa tan cautivadora. Hace bastante que no veo machos monteses ¿me estaré volviendo vago?
    Las fotos de huellas sobre la nieve siempre me evocan las nevadas con sus correspondientes firmas animales de mi pueblo.
    Qué paseo Guille.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Gostei da atmosfera do seu blog. Música gostosa, belos relatos da natureza... fotografias para se imaginar e sonhar...
    Feliz ano novo, querido! Saúde e realizações. E muitos caminhos a percorrer.
    Um beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
  8. Me encantaron esas fotos de la nieve con las huellas de los animales, veo que tu paseo fue muy provechoso.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.

Entradas populares

¡Únete a los demás lectores!