martes, 25 de enero de 2011

Muere la culebra bastarda

Queridos todos: la culebra bastarda, víctima de la especulación que asola nuestro humilde país, ha muerto hoy. Tiesa en su cajoncillo, se ha quedado con los ojos fijos, sin vida, pero aún brillantes y esperando venganza: porque nuestro campo no puede soportar el ABUSO que está recibiendo por parte de los políticos que dicen gobernarnos (y con esto me refiero a todos ellos). Esto no puede seguir así. La culebra bastarda es una de las víctimas de la desolación actual de la Rambla del Cañaveral: si no hubiese sido destruida, si la tierra no hubiese sido batida como un huevo y después aplanada como una torta de gazpachos, la culebra no habría ido a parar a la tinaja, con lo cual, no me habrían llamado a mí para recogerla y, finalmente, no habría muerto. No dejéis que cosas como esta sucedan más. Puede que una serpiente no sea de las criaturas más agradables que puedan desaparecer en el campo, pero ¿qué me decís de las bandadas de jilgueros, pardillos, trigueros, verderones y demás pájaros que alegran nuestros mediodías de abril? ¿Y de las coloridas mariposas que visitan nuestros patios del pueblo en verano?
Espero que no os quedéis quietos: ACTUAD y hacedlo por las víctimas que no tienen voz para defenderse.

7 comentarios:

  1. Demasiado corta la historia. Me hubiera gustado enormemente la segunda parte que tanto esperábamos. En fin, por lo menos has hecho un buen trabajo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ya... es una pena. Y lo del buen trabajo... no lo sé.
    Saludos, Javi.

    ResponderEliminar
  3. En la foto se veía que el animal estaba bastante mal. Se ven pliegues en la piel, indicativos de su delgadez y deshidratación. Las escamas levantadas que nos dicen que la última muda no la hizo bien. Es posible que no solo estuviese invernando ahí, sino que llevase bastante tiempo atrapada sin poder salir. Me temo, además, que tampoco era un buen lugar para pasar el invierno, necesitan lugares más cerrados y profundos donde no entre tanto frío y donde, sobre todo, no se deshidraten.
    Recomienda a tu vecina que ponga piedras o algunos palos en la tinaja para facilitar la salida de los animales que puedan caer en ella.
    También puede ser que llegase allí a la desesèrada después de verse obligada a salir de su escondrijo por culpa de obras y alteraciones de su medio, como bien indicas.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jesús. La verdad es que también pensé que estaba un poco delgaducha, pero creí que era algo más o menos normal. La culebra parecía estar, además, a medio mudar, porque como ves en la foto, le quedaban restos de la piel anterior; quiero decir que no la había soltado de una pieza como suelen hacer las serpientes. En fin, un intento fallido de salvación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. maxooo poobree culebraa ! lo sientoo guilleee =( =(

    ResponderEliminar
  6. Tú lo has dicho. Vamos cada día peor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Nunca entenderé porque si hay algo que no es del agrado de una persona encima tenga que demostrar que es mas sobre lo que siente apatía,molestando y en peores casos maltratando a seres indefensos.Hasta donde vamos a llegar...

    Gracias por informarnos.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.