domingo, 1 de mayo de 2011

Mayo

Calandria
Que por mayo era, por mayo,
cuando face la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,
cuando canta la calandria y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados van a servir al amor;
sino yo, triste, cuitado,
que vivo en esta prisión;
que ni sé cuándo es de día
ni cuándo las noches son,
sino por una avecica
que me cantaba el albor...
Matómela un ballestero
¡déle Dios mal galardón!

Anónimo, s. XV-XVI

6 comentarios:

  1. Es una pena que los mozos de hoy ignoren estos poemas, menos mal que nos los recuerdas. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Las calandrias son el verdadero corazón de los terrenos de cultivo, sus voces y sus vuelos acrobáticos, inundan todo de actividad desenfrenada.
    Esa calandria está genial, protégela del ballestero de turno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Javi. Aquí hay muchas calandrias, como buena tierra de cultivo de secano que es ésta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Toma Guillermo, échale un vistazo:

    http://www.publico.es/ciencias/374578/todo-el-patrimonio-natural-espanol-al-alcance-de-una-web

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, Javi, es la mar de interesante; no conocía yo esta página. La verdad es que se agradece mucho.
    Un saludo y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.