miércoles, 13 de noviembre de 2013

Limacus maculatus

    El clima atlántico favorece las neblinas y lloviznas en los bosques y campos británicos, y la humedad se estanca en los jardines de Hull. Las hojas secas de hayas, castaños de Indias, arces, robles y fresnos se descomponen lentamente en céspedes y vaguadas gracias a la ayuda de las lombrices, los hongos y los microorganismos. Bajo troncos y piedras, gusanos, ciempiés, anfibios y otros variados y viscosos seres se refugian y se preparan para el Invierno. Es el caso de esta preciosa babosa Limacus maculatus que apareció hoy después de comer bajo un enorme bloque de hormigón en un jardín cercano. Es la babosa más grande que he visto en mi vida.
(Thank you Robert for showing me the Key for the Slugs of Britain & Ireland, FSC)
    Limacus maculatus alcanza un tamaño de 13 cm de longitud. Como muchos otros animalillos presentes en las Islas Británicas, es una especie introducida. Es autóctona de los países cercanos al Mar Negro y Cáucaso, pero creo que se ha extendido por bastantes lugares gracias a la jardinería. Las plantas cultivadas en invernaderos con poblaciones de esta especie y que son vendidas a otros países transportan en los cepellones huevos y ejemplares de la babosa, y así empieza todo. Esto me lo acabo de inventar, es un suponer.

6 comentarios:

  1. Pues creo que has acertado plenamente.Los viveros son una fuente de propagación de plagas y especies foráneas. Compras una planta y , por desgracia, compras otras especies, tanto animales como vegetales, que muchas veces suelen acarrear problemas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pini. Supongo que esa será la razón, de otro modo ¿cómo se explica uno que una babosa (no es un bicho cualquiera) se haya movido miles de kilómetros y de repente haya en diferentes sitios? Gracias por tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  2. ¡¡13 cms!! ¡Menudo ejemplar! debe de hacer cada destrozo en los huertos...
    Tu suponer de la propagación de bichos "extranjeros" tiene bastante base: el tristemente famoso "taladro del geranio" (Cacyreus marshalli) viajó de esta forma y se ha convertido en una plaga.
    ¡qué bien huele la campiña en otoño! ¿verdad? :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí hija, como lo lees, 13 centimetracos. Esta casi llegaba a eso. No sé si hará mucho destrozo en los huertos, creo que comen cosas feúchas como hongos, hojas medio podridas y cosas así.

      La mariposa del geranio es el ejemplo más conocido de este tipo de transportes de especies de un sitio remoto a otro.

      El olor de la campiña es genial. También me gusta mucho cómo huelen los pueblecitos ingleses en invierno, es como estar en un cuento de Charles Dickens.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. Tu lógica es aplastante... porque como si no .Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no tiene por qué. A lo mejor es culpa de un coleccionista de moluscos terrestres que decidió soltar unas cuantas en su jardín y la lió. Por ejemplo, hay una especie de mantis (Sphodromantis viridis), que vive en el África subsahariana, que también aparece en el Mediterráneo (en España, en media Andalucia y Levante, y se está extendiendo rápidamente), y lo más probable es que se haya escapado de cautividad. Sólo son conjeturas...
      Un saludo, me alegra verte por aquí.

      Eliminar

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.