domingo, 7 de mayo de 2017

Explosiva primavera en los eriales de Albacete capital (20 abril - 3 mayo)

Aciano, azulejo (Centaurea depressa). AB, 3.5.2017
    Entre unas cosas y otras, no me da tiempo a subir ninguna entrada al blog sobre mis recientes industrias y andanzas, que no son pocas.
    El pasado día 20 de abril, salimos mi amigo Antonio Muñoz ASALTO, gran fotógrafo y mejor persona, por las afueras de nuestra ciudad, Albacete. Las lluvias del invierno han empapado los suelos manchegos y a pesar de las altas temperaturas que se han dado en la Península, los campos ya estaban empezando a implosionar. Cerca del campus de la UCLM, nos sorprendió encontrar dos pequeñas larvas de mariquita de siete puntos (Coccinella septempunctata), que pudimos fotografiar, aunque es un animal de lo más inquieto.
Larva de mariquita de siete puntos (Coccinella septempunctata). UCLM, AB, 20.4.2017.
    Nos entretuvimos con algunas florecillas, algunas, probablemente, escapadas del Jardín Botánico de Castilla-La Mancha, como es el caso de una mata de consuelda que vimos. Antonio me guió hasta un erial junto a la vía verde de La Pulgosa, donde las amapolas abundaban, así como pajitos y otras plantas ruderales. Nos sorprendió encontrar una pequeña araña napoleón (Synema globosum) sobre una roja amapola:
Araña Napoleón (Synema globosum). AB, 20.4.2017.
Y cómo no, los pequeños escarabajos de la familia Dasytidae tan abundantes, los coleópteros (=escarabajos) antófilos (=amantes de las flores) Psilothrix viridicoerulea hacían sus cosas amorosas sobre las flores de los pajitos.
Psilothrix viridicoerulea sobre pajito. AB, 20.4.2017.
    En estos mismos eriales aparecen muchas flores que no son tan fáciles de encontrar como parece, aunque no dejan de ser comunes y a la vez especiales, como los conejitos o "pan y queso", Linaria hirta, que son un endemismo ibérico.
Conejitos o pan y queso (Linaria hirta). AB, 20.4.2017.
    Aparte de pasar un buen rato con Antonio, pude observar la gran diversidad de flores asociadas a zonas de cultivo abandonadas y bordes de caminos que tenemos en nuestra área.
    Tuve la oportunidad de visitar el mismo sitio dos semanas después y ver cómo habían cambiado los descampados, el 3 de mayo, esta vez, con mi querido amigo Pablo López Aracil. Con él vi con gran suerte una nueva especie para mí, el azulejo o aciano (Centaurea depressa), una especie no muy abundante en la zona. Cuesta mucho verla.
Aciano, azulejos (Centaurea depressa) con unas hormigas Crematogaster auberti. AB, 3.5.2017.
    Estuvimos buscando más arañas Napoleón, pero en su lugar se me subió esta Cheiracanthium sp. a la mano, pegándome un susto bastante gordo. En ese momento no supe ni cómo reaccionar, así que pensé que lo más sensato era relajar la mano y dejarla otra vez sobre la amapola, y no pasó nada.
Cheiracanthium sp. AB, 3.5.2017.
Adonis sp. AB, 3.5.2017.
    Como veis, en los descampados sin cultivar de las afueras de Albacete, contamos con gran cantidad de especies de flora y fauna típica de estos lugares y que solo se pueden observar en todo su esplendor en primavera. Gran parte de las hierbas que crecen son plantas que antaño fueron utilizadas en nuestra latitud de muy diversos modos: alimento, decoración... Viendo estos lugares, se me ha ocurrido una idea (que espero que le llegue a algún mandamás, si no es de Albacete, al menos de España o de cualquier parte del mundo), que en realidad saqué de un sitio que vi en Inglaterra. En Hull vi una zona, dentro de un parque, que consistía en una explanada verde de hierba recién cortada. Desde el camino solo veía una suerte de claro en el bosque que componía el parque arbolado. Frente al pequeño prado, que sería de unos 80 metros cuadrados, había varios carteles que llegaban a la altura del vientre de los transeúntes, en los cuales se podía leer por qué ese lugar estaba desarbolado, por qué la hierba segada (después del verano se segaba) y qué especies de flora común e insectos e incluso aves podían observarse en ella según la época del año. Tal vez algo así pudiera hacerse en nuestra zona, con unos rótulos protegidos del tiempo que expliquen la flora anual y los insectos que pueden observarse en el lugar a los paseantes y curiosos, y por qué no, a los niños y jóvenes. En fin, la idea está ahí para quien la quiera utilizar. Sería interesante hacerlo en un mundo en el que, cada vez más, es más importante concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de nuestra naturaleza más cercana.
Un descampado a las afueras de Albacete. Lo que más llama la atención son las amapolas, pero hay muchísimas otras especies de flores entre ellas, por no hablar de la fauna invertebrada y vertebrados asociados.

3 comentarios:

  1. Genial como siempre!!! Da gusto ver tus publicaciones. Y lo que se aprende!!! Un abrazote.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta leerte Guillermo, se aprende bastante!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una gran entrada naturalista Guillermo, felicidades

    ResponderEliminar

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.