lunes, 18 de junio de 2012

De todas las cosas que puedan suceder en un patio de La Mancha (I)

    El naturalista que tenga la suerte de tener un jardín, un patio grande (como es mi caso) o una azotea con jardineras, conocerá de primera mano las idas y venidas de todos los seres que acuden a nuestro pequeño oasis para repostar, cazar, dormir, anidar o alimentarse. Y quien no cuente con un jardín o un patio, siempre podrá contar con las terrazas, los balcones y las ventanas, y petarlas de macetas con flores olorosas que atraigan mariposas de la zona...
    Algo tan simple como sentarse y esperar a ver qué animales aparecen es una ocupación de lo más interesante. Bueno, no hace falta sentarse... de hecho si te paseas un poco, ves más cosas.
    Conforme el sol se alza, van apareciendo decenas de especies interesantes. Los saltícidos, también conocidos como "arañas saltadoras", son abundantes. El otro día precisamente, apareció en el brocal del pozo un saltícido macho de Philaeus jugatus. El abdomen (opistosoma) llama mucho la atención en este género, es de color rojo en los machos, surcado por una mancha negra en forma de almendra que se extiende hasta el extremo posterior, y en la parte anterior aparecen dos marcas blancas, mientras que el tórax o prosoma es de color negro con pequeños pelos blancos y dos manchas blancas alargadas a los lados. La hembra es menos vistosa pero más robusta, su prosoma es pardusco, nada que ver con el escarlata del macho.
Hubo un momento, desde que la encontré hasta que volví con la cámara, que desapareció entre unas hierbecillas.
Menudo susto, pensé que no podría tenerla conmigo para siempre en forma de fotografía y jamás volvería
a encontrarla. Por suerte, al rato salió, con ese andar característico de los saltícidos, a posar para mí.

Philaeus jugatus
   Tras permanecer un rato al lado de este bello macho, lo dejé seguir por su camino. Al cabo de unos minutos ya se hallaba en la parte más alta del muro, donde he visto a otros saltícidos, como el de la foto inferior (Menemerus sp.), capturar pequeños dípteros.
¡ÑAM! Pa' mí.
    La librea de esta arañita, muy útil para camuflarse, no la salva, sin embargo, de las avispas alfareras, que introducen en sus nidos decenas de estas arañas, inmóviles gracias al veneno de la madre, para alimentar a la voraz larva. Más de una vez he visto un nido roto por mi madre, y las arañas, paralizadas por el veneno en un principio, consiguen alejarse tras unas horas angustiosas. A mi madre no le gustan los nidos de avispa alfarera, como habréis observado, porque precisamente aparecen en los sitios más insospechados.
En los arbustos aparecen arañas de jardín (Araneidae). El año pasado estuvo paseándose por el saúco una Araneus sp (la típica araña de jardín) en miniatura, pero no llegué a verla tejer su tela de captura.
Soy una Araneus  que se paseó por un saúco manchego en julio de 2011.
Este año, por suerte, el saúco cuenta con otro huésped, también de la familia Araneidae, la Araniella cucurbitina. Se instaló hace unas semanas con su red en una hoja del saúco, a 1,60 m. del suelo y allí lleva varios días. Debe de gustarle, más que nada, porque cada mañana le echo una hormiguita que encuentro por el suelo, y se la come con una alegría increíble. La A. cucurbitina construye una red en linderos de bosque y en zonas sin vegetación, pero como ésta es muy chula, ha venido a mi patio a quedarse. Tiene el prosoma de color anaranjado, el opistosoma de verde amarillento y en la parte posterior, detrás de las hileras (por donde echa la seda), una mancha rojiza. Cada vez está mas gorda. Espero que encuentre un macho y que pronto realice la puesta, porque es una bella araña que adorna el foliolo del saúco con microalegría natural inigualable. Por lo que le he visto hacer, esta especie inyecta un veneno que disuelve a la presa por dentro. Cuando se da la vuelta (la de mi patio está boca arriba y siempre se le ve la parte inferior, a no ser que llueva o haga viento, en ese caso se guarece en alguna zona hasta que amaine el temporal y luego vuelve a tejer su tela) se camufla perfectamente con el verde de la hoja.
En las flores, especialmente en las de lavanda y budleya, tienen las arañas cangrejo sus cotos de caza. Pertenecen a la familia de los tomísidos, y tienen los dos primeros pares de patas más robustos y largos que los otros dos. Muchas veces se las encuentra en flores con colores muy vivos, a la espera de la llegada de una mariposa o abeja, con las patas extendidas, como si fueran a dar un abrazo. Muchas son de colores variables y vivos y son capaces de cambiar de color. Entre los claveles apareció una vez una gorda hembra blanca de Misumena vatia, con su característico abdomen ovalado. Desde hace poco tiempo es más común, sin embargo, la Thomisus onustus.
Otras especies de arácnidos que aparecen esporádicamente, son Pholcus phalangioide y Scytodes, pero esas suelen ser más normales dentro de casa, en pasillos y esquinas oscuras. Las arañas son muy variadas y tienen costumbres bastante interesantes, y las que entran en casa no suelen ser muy peligrosas. Las flores olorosas (rosas, budleyas, saúcos, madreselvas, lantanas...) atraen muchas especies de dípteros, himenópteros y lepidópteros. La budleya, también llamada "arbusto de las mariposas", atrae infinidad de seres, aparte de los tomísidos como ya he dicho antes, aparecen mariposas de vivos colores por la mañana.
Lasiommata megera

Papilio machaon
Otras mariposas que se acercan a libar las flores del balcón: la de arriba es Cynthia cardui, un ninfálido
migrador. Suelen aparecer en la Península Ibérica a partir de marzo, y en zonas de calor agradecen los charcos
que se forman del goteo de las mangueras y las fuentes. La de abajo a la izquierda es
Maniola jurtina hispulla,, un satírido bastante común en Albacete. La de la derecha es Melitaea phoebe occitanica, otro ninfálido muy variable geográfica, estacional y altitudinalmente en su librea.  Estos ejemplares están tan deteriorados porque los recogí ya muertos del suelo.
    Además de estos hermosos ropalóceros, de vez en cuando se acercan esfinges colibrí (Macroglossum stellatarum), muy comunes en España, muchas veces aparecen en balcones de grandes ciudades libando las flores que cuelgan por los aleros. 

    Entre las flores de un Trachelospermum que abraza una columna, apareció el otro día una mosca zángano o Eristalis tenax como la conocen los expertos entomólogos. A pesar de estar tan relacionado con las moscas domésticas, la mosca zángano guarda su belleza (hay que buscársela si uno no está acostumbrado a tratar con dípteros). De adulto, se limita a ir de flor en flor; lo interesante del ciclo vital de este insecto es la larva. Esta suele vivir en zonas encharcadas con agua eutrófica o podrida, y físicamente es el típico gusarapo blanco y de aspecto desvalido. En su parte posterior tiene un largo tubo extensible que conecta la larva con la superficie del agua y así puede respirar. Para pupar, se esconde en el barro o bajo una piedra.
Eristalis tenax
    Los moscardones son muy comunes también, vienen a beber agua y a la sombra de las hojas de los arbustos. Las avispas papeleras llenan el aire durante todo el día de sus zumbidos aburridos y pesados. Y aquí dejo la entrada de hoy, pero no todo ha terminado, ya os hablaré de los vertebrados. ¡Esos sí que tienen juerga! 

18 comentarios:

  1. Es verdad que el jardín, patio o terraza es una fuente de alegrías y observaciones interesantes. Y si no se tiene jardín propio siempre se puede acudir a uno público. Uno de los secretos es visitarlo a menudo y conocerlo bien para ir descubriendo a los visitantes eventuales y a los habitantes permanentes, como esas arañas que tejen su tela una y otra vez en el mismo lugar. Muy interesante la visita a tu patio. Me ha encantado la araña Philaeus, sobre todo por su parecido con las Eresus, aunque no sean parientes cercanas. Un curioso caso de convergencia o de mimetismo, ¡quién sabe!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y quién lo va a decir mejor que tú, Jesús, en tu blog sí que hay verdaderas experiencias "de campo" en un jardín. En mi patio no caben las ranitas de San Antonio, tal vez sí alguna rana, pero todo a su tiempo ;).
      Me puse muy contento al encontrarme con la Philaeus, la descubrió mi madre, y hacía mucho tiempo que tenía ganas de ver una. Mientras escribía la entrada me he acordado de la Eresus, sí. No lo he puesto, pero ya lo has aportado tú; gracias.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. bonita serie
    no puedo ayudarte en la identificación
    pero puedes pedir ayuda en biodiversidad virtual y te lo identifican
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias angeles, la he pedido en BV pero tardan un poco en ayudarte a identificar.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  3. ¡Vaya colección! Reunirlos lleva tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre Valverde, cuánto tiempo sin verte por aquí. El otro día me pasé por tu blog pero no comenté, como habrás visto.
      Un saludo!

      Eliminar
  4. Interesante entrada, con unas fotos magníficas de esa microfauna que habita en algún patio manchego, que también podría ser el de cualquier patio de Extremadura, pues por aquí, también se dan esas especies de arácnidos e insectos, en cualquier jardín o patio.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pini. Gracias por el elogio, de hecho las fotos de las arañas me tomaron su tiempo, no paran de moverse y encima, como son saltarinas, se suben a la cámara y se meten por todos lados. La verdad es que cuando añades plantas y buenos escondrijos, la pequeña fauna acaba llegando a tiempo.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. El diario maravilloso de un naturalista poeta o de un artista científico, no sé en qué orden.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena entrada Guillermo. Estás entretenido en tu patio. Dí que sí, aprovéchalo.

    Bs!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamen :) Sí, la verdad es que uno nunca se cansa de ver lo que allí ocurre. En invierno, el panorama es otro: no hay casi actividad y hay humedad por todos lados, a veces aparecen colémbolos en plan invasión en rincones mojados por la nieve o la lluvia. Pero el resto del año, guay guay.
      Un besillo.

      Eliminar
  7. Son preciosas las arañas saltadoras; no sé de qué especie se trata, haría falta una guía expresa de arácnidos que trataré de agenciarme en breve al igual que alguna de mariposas.
    Veo que en el patio de tu casa hay un ambiente de la hostia, parece el patio de los Hermanos Marx. Veo también, que le estás dando duro al estudio de los invertebrados y te lo agradezco, así, de paso, me entero de alguna cosa nueva.
    Estos días estoy hasta arriba y comentar se me hace complicado.

    Saludos y dale duro Guillermo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier. Yo tengo unas tres guías de arácnidos exclusivamente y te nombran a las demás aparte de la más común. Te recomiendo una de Heiko Bellmann, "Nueva Guía de Campo de Arácnidos", es un poco cara y lo malo es que son fotografías (prefiero los dibujos) pero tiene un montón de especies con información muy precisa. También hay otra de Omega, "Guía de campo de los arácnidos de España y Europa", de Dick Jones. Son caras y de arácnidos no es fácil encontrar guías, pero para identificar rápidamente están guays.
      Bueno, sí, ambiente, ya verás con la próxima entrada, ahí hay vertebrados típicos, pero lo que mola son sus correrías por el mundo. De mariposas hay varias también, luego si quieres te digo cuáles tengo yo, aunque suelo usar las guías de insectos en general para identificar lepidópteros.
      Cuidate Javi.

      Eliminar
  8. La Philaeus, es de la especie jugatus; Philaeus jugatus

    salu2

    ResponderEliminar
  9. Valla colección de macros,preciosas!
    me encanta la Eristalis tenax.
    Un abrazo desde Jerez de la Frontera.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan. Gracias por tu comentario. Esa especie de díptero la veo mucho últimamente por mi patio... qué casualidad que hace poco se salió el agua de una tubería subterránea y el "nivel freático" de unas cuantas casas subió inundando garajes y bodegas... tal vez tenga que ver.

      Eliminar

En El Saúco, los comentarios de los lectores importan.