lunes, 30 de noviembre de 2015

Saúcos de Albacete: huerta de Carcelén

    Hoy, por purísima casualidad, he soltado el muñequito amarillo de StreetView en un lugar al azar de la provincia de Albacete. Ha caido en una huerta de Carcelén, y sorprendentemente, así ha sido cómo he encontrado estos saúcos, que crecen entre olivos, nogales y almendros, junto a la Piedra del Mediodía.

A los pies de la Piedra del Mediodía, entre almendros y paulonias.
Acompañando a unos olmos, al borde de la carretera.

Euchorthippus chopardi & Ramburiella hispanica

    Hace poco tiempo que me he aficionado a los ortópteros. Siempre me han llamado la atención, pero desde este verano pasado, momento en el que aproveché para fotografiar varias especies, el interés ha crecido. Además, como me ferié (en Albacete, uno "se feria" algo cuando llega la Feria de Albacete, en septiembre) la Guide des sauterelles, grillons et criquets d'Europe occidentale, de Heiko Bellmann y Gérard Luquet, he podido identificar varias especies que no conocía. Ese libro me está marcando mucho, porque es uno de los pocos libros más o menos accesibles sobre ortópteros europeos, aunque está en francés y el precio es algo desorbitado. Hoy os traigo dos saltamontes: Ramburiella hispanica (Rambur, 1838) y Euchorthippus chopardi (Descamps, 1968). Son dos especies que he visto en la Sierra de Chinchilla, en espartales, pero también en el pinar. Por lo general, ambos saltamontes comparten hábitat y a primera vista son muy similares. Ambos son de la familia Acrididae y de la subfamilia Gomphocerinae.
Ramburiella hispanica, observado este verano en la Sierra de Chinchilla. Obsérvense los ácaros parásitos, de color rojo, sobre la pata anterior izquierda, y en la segunda pata derecha, aunque esta no llega a casi verde.
Euchorthippus chopardi. Observación de septiembre de 2015.
    Ambas son especies amantes del sol y de las zonas secas, del matorral mediterráneo y del lastón, por lo que donde coinciden ambas especies, conviven perfectamente. Ramburiella hispanica tiene una línea clara que discurre sobre la parte dorsal, desde la punta de su cónica cabeza, hasta más o menos la mitad de las alas, donde empieza a difuminarse hasta prácticamente desaparecer. Euchorthippus chopardi, por otra parte, presenta dos líneas claras que van desde la punta de la cabeza, a los lados, hasta las alas, donde por lo general acaban uniéndose. Ramburiella vive en la Iberia mediterránea, desde la Provenza hasta el Algarve, y en África por el norte desde Marruecos hasta la Cirenaica. Euchorthippus chopardi ocupa gran parte de la Península Ibérica y Francia.

Más información:
-Ramburiella hispanica en Orthoptera and their ecology.
-Euchorthippus chopardi en Orthoptera and their ecology.
-Canto de Euchorthippus chopardi en OSF online, de un ejemplar de la provincia de Zaragoza.
*Guide des sauterelles, grillons et criquets d'Europe occidentale, de Heiko Bellmann y Gérard Luquet.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Saúcos de Albacete: Estación de Chinchilla

Estos dos los conocía también de haber pasado por delante de ellos. Recuerdo verlos sin riego ni nada, a pleno sol, y haber dudado que pudieran sobrevivir mucho tiempo. Pero aquí siguen, aguantando estoicos la solana manchega. Se ve que son más duros de lo que parecen.
En la Plaza de las Caritas, Estación de Chinchilla.

Saúcos de Albacete: entre El Jardín y El Horcajo

Tengo localizados bastantes saúcos (Sambucus nigra) en la provincia de Albacete, casi siempre acompañando a aldeas, pueblos y en jardines de la capital. Estos son algunos que conozco desde hace tiempo, pero curioseando en Google Maps, he visto que las fotos son de junio de 2014, cuando están en plena floración (cuando más bonitos están). Estos están en la N-322, entre El Jardín y El Horcajo, y parece ser que por esa zona se cultivaron en algunas huertas. Aparecen en cunetas y cerca de zonas húmedas.

Cerca de El Jardín.
En El Horcajo.
Cerca de la Laguna de los Ojos de Villaverde.
Al otro lado de la carretera, enfrende del de la foto de arriba, 
Entre El Cubillo y Robledo.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Todos a comer manzanas

En los jardines y patios traseros, mientras nadie los visita, la naturaleza intenta "reclamar" lo que era suyo antes de la construcción de pueblos y otros asentamientos humanos, los cuales acaparan el hábitat tanto de plantas como de animales. Así, aprovecha todo lo que lo que los humanos crean para expandirse, como es el caso de los pájaros que acuden atraídos por las deliciosas manzanas del jardín. Pasado el verano, el otoño conlleva la maduración de los frutos de muchos arbustos y árboles que decoran los jardines humanos. En el de Jess, hay un viejo manzano, cuya gran cantidad de manzanas caidas al césped alimenta a varias especies de aves. Esta alfombra de grandes frutos, que rozan la pudrición, actúa a modo de comedero de pájaros, congregando varias especies diferentes bastante fáciles de observar.

Hoy parece que ha llegado el frío para quedarse en Gran Bretaña, pero eso no me ha impedido permanecer esta mañana un buen rato tras un arbusto, observando los pájaros que acudían a comer las manzanas. Las estrellas, debido a su abundancia, han sido, primero, los mirlos comunes (Turdus merula).
Mirlo común (Turdus merula) macho, levantando la vista cuando devoraba a picotazos una manzana pasada.
Y aquí una de las hembras, poniéndose las botas con las manzanas.
Mirlo común (Turdus merula), hembra.
Tal abundancia de manzanas listas para su ingesta hace las delicias de los mirlos, como veis. También se acercaban por ahí los pinzones vulgares (Fringilla coelebs), que, por desgracia, me han avistado desde lejos y han salido volando.

Hasta los herrerillos comunes (Cyanistes caeruleus) aprovechan las manzanas que aún quedan en las ramas, porque estas aves prefieren no dejar la protección de las ramas.

Herrerillo común (Cyanistes caeruleus)
Otro pequeño párido, el regordete carbonero garrapinos (Periparus ater), especie muy abundante en el jardín, por lo menos hoy.
    También volaban en torno al manzano otros pequeños espíritus, mucho más difíciles de fotografiar que los mirlos y los paros. Hablo del reyezuelo sencillo (Regulus regulus), que vuela veloz entre la tuya y las píceas. Nos hemos mirado, él protegido por el ramaje del manzano y yo solo por mi abrigo. Con sus características boqueras negras, su banderita pileal y su insistente canto, este pajarito es inconfundible. Espero que pronto se deje sacar una fotografía más digna que esta:

Creo que una de las fotos más tontas que he hecho nunca.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Finalista en el concurso de "Vida Silvestre Ibérica"

Estoy muy contento y agradecido porque mi fotografía del díptero Volucella elegans ha sido seleccionada como finalista para el calendario 2016 de la Asociación Vida Silvestre Ibérica.

Volucella elegans
La foto la hice a principios de junio, justo al volver de Inglaterra para las vacaciones de verano. Jess y yo decidimos salir un momento al Cerro de San Cristóbal (Chinchilla, Albacete) antes de comer, para ver bichicos. De esa salida nació esta entrada: Polinizadores de principios de verano