El bosque completo

Siguiendo con el tema del que hablé en la entrada anterior, mostraré aquí una foto del bosque tipo del Parque Natural de los Calares del Río Mundo y de la Sima (Albacete), donde pasé el día ayer. Es este un bosque auténtico, hay algunas repoblaciones, de pino laricio y carrasco; si bien una zona que sufrió un incendio comienza a recuperarse, y los pinos ya crecen fuertes y sanos.  En mi crítica a las repoblaciones de la segunda mitad del siglo XX, diré lo siguiente: estoy a favor en parte, ya que estoy de acuerdo con que los bosques en general ofrecen refugio a decenas de animales, pero ¿acaso no sería mejor si esas reforestaciones tuviesen un sotobosque estable y bien formado, que ofreciese no sólo refugio, sino también alimento a las criaturas que viven en la floresta? El hombre, con su poder regenerador (cuando quiere, y aunque deba, no quiere), puede volver a plantar los arbustos endémicos de las zonas en las que faltan. Nuestra misión en el mundo, como humanos y guardianes de la Tierra, es la de mantener la biodiversidad, la estabilidad natural; pero algo falla y parece que no hacemos los deberes. 
En la fotografía de este 'bosque tipo', observamos el típico perfil del bosque mediterráneo:
1. Encina (Quercus ilex)
2. Enebro de la miera (Juniperus oxycedrus)
3. Pino salgareño, negral o laricio (Pinus nigra)
4. Quejigo (Quercus faginea)
5. Hierbas primaverales y estivales, gramíneas
6. Romero (Rosmarinus officinalis)
7. Cardos (Eryngium campestre)
A pesar de que en la foto no encontramos una amplia muestra, es más que suficiente. En otras zonas también encontramos rosales silvestres, espinos albares, zarzaparillas, zarzamoras, fresnos, nogales y vides, esenciales para alimentar a los mamíferos y a las aves que componen la unidad del bosque. En el Cerro de San Cristóbal, al tratarse de un bosque bastante mal gestionado, no encontramos encinas, quejigos, ni romeros, aunque aparecen enebros de forma demasiado dispersa.
En las laderas cercanas al río Tus, pude observar arrendajos, infinidad de especies de pájaros, gran variedad de insectos, plantas, flores, etc. En las altas laderas rocosas, se veían los restos blanquecinos de excrementos que, como cascadas, caían desde los nidos de las rapaces.
Quisiéramos gestionar bien los bosques que una vez intentamos recuperar, y para ello debemos tomar ejemplo de los bosques naturales, de los bosques salvajes. No pretendo que creemos un bosque perfecto perfectísimo, sino que animo a la especie humana a repoblar el mundo de forma que ayudemos a la Naturaleza para que, llegado un determinado momento, pueda regenerarse a sí misma.
Magnífica encina en la zona cercana a Tus
Quejigo (Quercus faginea)
Río Tus

Comentarios

  1. Estoy de acuerdo con todo lo que planteas, si acaso añadir que el sotobosque juega un papel muy importante frenando la erosión que se produce con posterioridad al incendio, mejora la tierra y contribuye a una mayor humedad. La diferencia de un bosque diverso y un bosque de cultivo es inmensa.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo en tus apreciaciones, que diferencia un bosque con un suelo variado lleno de arbustos, hierbas... a otros que después de los incendios no se recuperan.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. -Miguel: lo que dices es verdad: no sólo los árboles frenan la erosión, los arbustos y hierbas cumplen una función muy importante agarrando la tierra y evitando la erosión, sobre todo en laderas.


    -Valverde de Lucerna: en Los Calares del río Mundo el bosque se recupera poco a poco, pero se recupera. Menos mal, es la Naturaleza que casi siempre tira para delante y al final gana la batalla.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Plantamos árboles y no tenemos en cuenta el animal al que debe pertenecer ese hábitat. Y ni si esos árboles, que en su momento se plantaron, eran los adecuados para la zona geográfica que es el Cerro, aunque ya estuvieran allí de antes.
    Salud¡¡

    ResponderEliminar
  5. Tambié haría falta un enorme bosque de Guillermos para combatir a tanto desaprensivo e ignorante destructor de la naturaleza. Haces falta para la lucha del día a día, con fuerza y esperanza donde muchos a veces tenemos pequeños puntos de flaqueza.
    Me animas mucho con tu lucha, supongo que como a la gente de tu alrededor.

    Saludos y, no pares...

    ResponderEliminar
  6. Hola Guillermo, como siempre tan acertado... Preciosa la foto de la hermosa encina. Me imagino que disfrutarías mucho del paseo por esa zona que aún se conserva bastante natural... A pesar del horror de los primeros meses tras el incendio, resulta esperanzador ver como tras las primeras lluvias vuelve a brotar la vida, con una fuerza aún superior a la de antes... (Hice una vez un curso con un biólogo que nos hablaba de la parte positiva de un incendio...)
    Estoy de acuerdo con Javier 16, cuando dice que hacen falta más humanos como tú...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. -Javi Peralta: bueno, los pinos del Cerro no están mal puestos, lo que falta es variedad, y sobre todo, sotobosque :)

    -Javier 16: ¿¿un bosque de Guillermos?? quita, quita, no me aguanto siendo un saúco solitario, ¡imagínate siendo un bosque entero..! Lo que intento hacer desde aquí es hacer ver a la gente la importancia de la diversidad vegetal en nuestros bosques; porque no sólo es la gente de los blogs que sigo, como el tuyo (a veces me da reparo tutearte, ¿sabes?), la que sigue mi blog, también hay compañeros de aquí que lo ven, porque me conocen y clican en la dirección, y se enteran un poco de qué va esto.
    Un abrazo.

    -Transi: la encina me maravilló, ¡tenía un tronco..! Cuando la vi, me enamoré de ella. Además estaba rodeada de plantas medicinales, de hiedra, de zarzas con moras, etc. Magnífica. Y que sepas que yo estoy a favor de los incendios naturales NO PROVOCADOS. La Naturaleza se renueva a sí misma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Pues no tengas reparo en tutear. El tuteo no deja aparte, ni abandona las buenas formas de la educación. Es además, un aliciente para la confianza y el respeto (qué traca).

    Pues eso, que la lucha consiste también en no desanimarse para no contagiarnos y caer como las fichas de dominó. Toda la labor ejercida en defensa de nuestros bosques, siempre es un punto a favor. Así que, haz que se enteren cuantos más mejor, de que va la movida para que no pare.

    Ahora que estás en los bosques, yo voy por la estepa, para variar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Vale, TÚ. Pues Javi, los ojos bien abiertos por si te sale alguna avutarda por ahí moneando. Por cierto, ¿qué haces por ahí?

    ¿Sabes que me han dicho que hay un búho real en un árbol de mi (ex)instituto? Voy a ir a verlo, qué raro ¿no? Aquí hay más búhos chicos que reales. Pero reales hay. Ya veremos a ver si puedo hacerle una foto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Qué te ha parecido? ¿Quieres sugerir o preguntar algo? ¡Deja un comentario!
Gracias por tu participación.

Entradas populares

¡Únete a los demás lectores!